Declaración de Puerto Príncipe de Rechazo a la MINUSTAH

 (Dr. Camille Chalmers, dirigente social y político haitiano, resumiendo los ejes dominación-ocupación, resistencia y solidaridad, trabajados en el Coloquio Internacional  para el Fin de la Ocupación de Haiti (julio 2015).

Puerto Príncipe, Declaración del 7 de octubre de 2015

Reunidas en Puerto Príncipe, este 7 de octubre 2015, invitadas por el partido político Rašín Kan Pèp La y la Plataforma Haitiana para un Desarrollo Alternativo (PAPDA), las organizaciones nacionales y extranjeras presentes desean expresar su rechazo a la presencia de las tropas de ocupación de la MINUSTAH que en 11 años han causado un enorme daño violando sistemáticamente, de manera masiva y permanente, los derechos fundamentales del Pueblo haitiano, estableciendo alianzas con las fuerzas retrógradas y anti-democráticas, contribuyendo a la destrucción de las instituciones republicanas del país, reprimiendo los intentos de movilización popular y agravando la crisis social que corroe Haití ya desde hace más de 50 años.

Las organizaciones presentes que firman este comunicado proceden de los más diversos sectores y representan los movimientos feministas, asociaciones juveniles, movimientos campesinos, sectores sindicales, asociaciones de vecinos, cooperativas, y comités de solidaridad que decidieron trabajar activamente para la liberación de nuestro país y contra toda forma de ocupación.

Durante la conferencia de julio 2015 se analizaron en profundidad los factores históricos que explican el proceso de implementación y la continuidad de los mecanismos de dominación que desde 1915 han transformado gradualmente Haití en una neocolonia de Estados Unidos.

Los EE.UU., con la colaboración activa de los otros centros imperialistas, se apropiaron las áreas de decisión estratégicas mediante el control del sistema político y el establecimiento de las políticas públicas.

Después de la partida de los infantes de marina en 1934, el “asesor financiero” y el “recaudador de aduanas” (ciudadanos estadounidenses) continuaron abiertamente siendo figuras claves en la gestión y asignación de recursos de nuestro país hasta 1947. Actualmente esta tutela es ejercida por los representantes de las instituciones financieras internacionales (FMI, BM, BID) y por funcionarios del Departamento de Estado y la Comisión Europea.

La continuidad de las estrategias de depredación, saqueo y desintegración de las instituciones, gestionadas y organizadas activamente por sectores de la oligarquía y la clase política haitiana, ha condicionado la evolución del país y alimentado la crisis sistémica. Por eso es fundamental colocar la presencia de tropas militares extranjeras en un contexto más global de la dominación multiforme que algunos autores han bautizado como “la geopolítica de espectro completo de dominación”. “Ak bòt bot ou san bòt okipasyon an toujou la.”(“Con botas o sin botas, la ocupación está siempre allí”)

Esta reflexión permitió echar luz sobre los 100 años de ocupación y dominación, sus características en el contexto geopolítico del Caribe / América Central y las diversas modalidades de renovación de fórmulas coyunturales especialmente la ideología del “estado fallido” y de la “promoción de la democracia”. Este análisis también mostró el papel de la trampa del endeudamiento financiero, del control de los recursos estratégicos y la constante marginalización de los sectores populares.

Declaración de Puerto Príncipe

Nosotros, organizaciones y movimientos sociales y políticos haitianos y los grupos de solidaridad reunidos en julio y octubre 2015, consideramos que

➢ Haití debe retomar la defensa de la libertad y de la globalización de los derechos humanos sobre la base de la epopeya de 1758 – 1804 y el notable proceso de luchas y resistencia que las capas populares han opuesto a todas las formas de dominación, de depredación y saqueo desde principios del siglo XIX.

➢ Debemos intensificar el diálogo y los intercambios entre los movimientos populares de toda la región de Centroamérica / Caribe que sufren las mismas agresiones contra los proyectos nacionales y las luchas de liberación. En este sentido, hoy nuevas iniciativas de desestabilización de los sectores conservadores apoyados por las fuerzas imperialistas deben ser identificadas, desenmascaradas y combatidas.

➢ En el curso de los últimos 100 años, el país ha experimentado todo tipo de fórmulas de saqueo de sus recursos en varios niveles: financiero, la sobre-explotación de la mano de obra, exportación masiva de trabajadores a los centros de producción capitalistas de la región, el saqueo de los bienes culturales, la destrucción de su patrimonio, el remate de sus recursos naturales. Este proceso dio lugar a una escandalosa polarización social que explica el enriquecimiento de la oligarquía, la externalización de la acumulación y, por supuesto, el proceso de empobrecimiento dramático de las masas y el colapso de las estructuras nacionales. El pago de la deuda de la independencia, el robo de las reservas de oro del país el 17 de diciembre 1914, al igual que los contratos tipo McDonald, o SHADA, la matanza de cerdos criollos a principios de los años 80 son acontecimientos claves que ilustran la brutalidad y la continuidad del proceso de pillaje.

➢ Actualmente, con la ocupación militar de las tropas de la MINUSTAH el país vive una situación humillante con la pérdida total del control de los espacios de toma de decisión, ilustrada de manera trágica por el desarrollo de las elecciones de 2015 que confirma claramente que el Pueblo haitiano ha perdido el derecho a elegir a sus representantes a través de la domesticación de un aparato electoral a cargo de fuerzas oscuras decididas a sabotear cualquier proceso de institucionalización democrática. Las elecciones del 9 de agosto pasado y las perspectivas para el 25 de octubre, apoyadas por las potencias imperialistas, demuestran la complejidad del trabajo a hacer, así como la urgencia de poner en marcha con firmeza un proceso que conduzca a la construcción de la autodeterminación.

Exigimos:

➢ El retiro inmediato de las tropas de la MINUSTAH.

➢ El reconocimiento por parte de las Naciones Unidas de su responsabilidad criminal (penal) en la introducción de cólera en Haití.

➢ Indemnización y acompañamiento psicosocial para las víctimas de violación y de explotación sexual.

➢ Indemnización para los estudiantes y universitarios privados de clases durante varios años debido a la ocupación de los campus, liceos y colegios por las tropas de la ONU.

➢ Indemnización para las familias que han perdido a uno o más de sus miembros desde el 10 de Octubre de 2010 con la epidemia de cólera.

➢ Compensación para las 800.000 víctimas afectadas por la epidemia de cólera desde el 10 de octubre 2010.

➢ Indemnización por los daños ocasionados al país por la estigmatización asociada a la epidemia y todas las pérdidas económicas y financieras asociadas a la presencia de esta epidemia.

➢ Inversiones adecuadas para erradicar la enfermedad lo antes posible.

➢ La construcción de infraestructura adecuada para el acceso universal de toda la población de Haití al agua potable.

➢ La acusación judicial por parte de todas las instancias adecuadas contra las tropas de la MINUSTAH y la exigencia de reparación por los crímenes de lesa humanidad cometidos en 11 años de ocupación.

Hacemos un llamado a la solidaridad internacional:

➢ Para que continúen los procesos de denuncia que permitan transparentar el verdadero papel de la misión de la ONU en Haití.

➢ Para que continúe la denuncia de los llamados “planes de lucha contra el cólera” anunciados por las Naciones Unidas. De hecho el 27 de mayo de 2014, Sandra Honoré anunció pomposamente el establecimiento de un “Comité de Alto Nivel para la eliminación del cólera en Haití”, que constituye una maniobra demagógica y una manipulación mediática brutal, mientras que los haitianos continúan muriendo de cólera en octubre de 2015.

➢ Para que continúen las campañas para exigir la retirada completa de las tropas de la MINUSTAH.

➢ Solicitamos el establecimiento de brigadas de solidaridad y de reconstrucción en diversos sectores identificados como prioritarios, usando el modelo de la cooperación con Cuba en el campo de la salud en particular.

Nos comprometemos a luchar por el retiro de las tropas de la MINUSTAH y la construcción de las fuerzas sociales y políticas patrióticas capaces de trabajar de manera eficaz a la recuperación de nuestra soberanía y la defensa de nuestro derecho a la autodeterminación.

Puerto Príncipe, 7 de octubre de 2015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s