Haití merece una elección legítima

13sun2web-articlelarge

Haitianos protestaron en Puerto Príncipe el 5/12 los resultados electorales que consideraron ilegítimos. Foto: Hector Retamal/AFP – Getty Images

NEW YORK TIMESCONSEJO EDITORIAL, 12/12/15 –

Hay una crisis electoral en Haití. La elección de octubre para elegir un sucesor a al presidente Michel Martelly fue tan contaminada por denuncias de manipulación de votaciones, votos ilegales y otros abusos que el resultado ha sido ampliamente denunciado como ilegítimo.

No sólo por las docenas de candidatos perdedores (había 54 de ellos en las listas) sino también por observadores independientes, grupos de derechos humanos, líderes religiosos haitianos, organizaciones de la diáspora haitiana y ciudadanos comunes que han salido, enojados, a las calles en manifestaciones a veces violentas.

Se supone que habrá una segunda vuelta el 27 de diciembre entre el que Jovenel Moïse obtuvo el primer lugar y Jude Célestin el segundo. Sin embargo, el Sr. Célestin ha calificado los resultados de octubre como una “farsa ridícula” y amenazado con retirarse del balotaje. Ha formado una coalición de 8 candidatos presidenciales que exigen una investigación independiente de la primera elección y reformas para asegurar la corrección de la segunda.

Casi todo lo que se puede decir en favor de la votación de octubre (para presidente pero también para el parlamento y alcaldes locales) es que fue menos violenta que de costumbre. Pero según otros parámetros de credibilidad fue, de acuerdo a observadores escépticos, un fracaso colosal.

El porcentaje de votantes fue bajo, 26%. Los observadores denunciaron votos alterados y que la tinta supuestamente indeleble se borraba rápidamente de los pulgares de los votantes. El consejo provisional electoral (órgano del gobierno que administra las elecciones) distribuyó más de 900.000 carnés de acreditación a representantes de los partidos políticos. Se suponía que estos iban a ser garantías contra el fraude. En lugar de ello probablemente contribuyeron a éste ya que aquellos que los tenían en su poder podían entrar a los lugares de votación y votar aunque sus nombres no estuvieran en las listas de votación. Según observadores se generó un mercado negro permitiendo potencialmente a muchos compradores votar pronto y frecuentemente.

El sucesor electo por Martelly, el Sr. Moïse se ha declarado satisfecho con los resultados de octubre. Lo mismo han hecho la OEA y el departamento de estado (de EEUU) que ha enviado al coordinador especial para Haití, Kenneth Merthen para tratar de persuadir al Sr. Célestin para que participe en el balotaje tal cual fue planeado, con promesas de una elección mejor.

Pero los EEUU deberían saber que es imposible construir un gobierno legítimo sobre unas bases podridas. Debería en cambio presionar para una investigación independiente, dirigida desde Haití para examinar la elección de octubre. El balotaje debería ser postergado de forma que los votos de octubre puedan ser contados en forma pública y los resultados de legitimicen. Si es que esto fuera posible dadas las irregularidades. Además, cualquier esfuerzo dirigido a efectuar una elección creíble debería incluir la reforma del consejo electoral que ha sido acusado de incompetencia y partidización.

Desde que fue víctima del terremoto hace casi seis años Haití a ido levantándose de a poco. Este camino ha sido complicado por la lucha para reconstruir un gobierno casi anulado y establecer intituciones sólidas conducidas por haitianos.

Los votantes en Haití están, con razón, desconfiados y descorazonados. El país no tiene un parlamento que funcione. Éste fue desmantelado en enero cuando los períodos de sus miembros se terminaron.

Martelly ha estado gobernando por decreto. Incluso dejando de lado la crisis de legitimidad presidencial, Haití tiene problemas serios (un gobierno disfuncional, apatía de los electores, falta de empleo, pobreza y cólera). Su emergencia actual puede estar lejos del centro de atención mundial.

Pero cualquiera que se preocupa por la democracia en un país cuyo destino está tan estrechamente ligado a las volubles y a veces malignas atenciones de EEUU y el resto del mundo debería prestar atención. Los haitianos se merecen algo mejor que esto.

http://www.nytimes.com/2015/12/13/opinion/sunday/haiti-deserves-a-legitimate-election.html?ref=opinion&_r=0

Traducción del inglés gentileza W. Yohai.

Un comentario en “Haití merece una elección legítima

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s