Asociación Nacional de Medios juzga “peligrosa” la falta de transparencia del CEP

Puerto Príncipe, Nota coyuntural de la Asociación Nacional de Medios Haitianos (ANMH), jueves 17 de diciembre de 2015 –

La Asociación Nacional de Medios Haitianos (ANMH) se halla muy preocupada por el empecinamiento y la ceguera del Consejo Electoral Provisorio que en muy corto plazo puede llevar al país a una verdadera polarización que impedirá la posibilidad de renovar las instituciones con democrática transparencia.

Las últimas elecciones y la mala gestión llevada a cabo por el Consejo Electoral ante el disconformismo resultante han erosionado seriamente la confianza del país en cuanto a la independencia del CEP y acerca de su capacidad para conducir el proceso electoral de manera que la votación resultante de las últimas elecciones sea efectivamente revalidada y publicada.

La escandalosa decisión del Consejo Electoral Provisorio de validar los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales luego del proceso de verificación solicitado por los candidatos y que puso en evidencia la existencia de fraude e irregularidades que han manchado al conjunto de las 78 actas inspeccionadas al azar, ha terminado por convencer a la opinión pública sobre la imperiosa obligación de verificar la votación realizada por medio de una comisión independiente, ya reclamada anteriormente por diferentes organizaciones.

Luego de tal constatación, el CEP que proclama en todos sus comunicados su deseo de organizar “elecciones inclusivas, transparentes, creíbles y libres”, debería haberlo tenido en cuenta y decidir investigar un mayor número de actas, lo que le hubiera permitido verificar por sí mismo la magnitud del fraude y las irregularidades que han manchado las elecciones. Una actitud de ese tipo hubiera estado más de acuerdo con la misión que el pueblo hatiano le confiara al Consejo Electoral.

Disposiciones correctoras habrían posibilitado la recuperación de la confianza de los actores directamente involucrados en las elecciones, los electores y también la opinión pública en general. Al no hacerlo el Consejo Electoral resulta ser el único responsable de la percepción que hoy en día afecta su credibilidad y su imagen.

La independencia de las instituciones democráticas y de los poderes del Estado no autoriza en modo alguno a producir comportamientos que pudieran ser considerados como un acto de rebeldía contra la nación. El CEP negándose a aceptar el pedido de los candidatos y las recomendaciones de las instituciones nacionales que presenciaron las elecciones y que detectaron un conjunto de anomalías se encuentra en conflicto con la obligatoriedad de transparencia de los organismos públicos y con el derecho de ejercer el control ciudadano que le ha sido delegado.

La Constitución haitiana establece un régimen democrático basado en el sufragio universal. Pero cada vez que hay elecciones, grandes electores extranjeros con la complicidad de grandes electores nacionales reemplazan el libre sufragio soberano del pueblo designando en su lugar a nuestros dirigentes en abierta violación de la Constitución y del código electoral.

En el actual proceso, que ya ha comenzado a movilizar las calles, el CEP, con un último gesto de arrogancia, avanza bajando la cabeza en tren de crear el precedente de una elección presidencial que culminará ¡en el nombramiento de un Presidente de la República por defecto! Esta actitud arrogante y asombrosa de los nueve miembros del Consejo Electoral no puede suscitar más que rechazo y enfrentamiento en la República de los ciudadanos. El CEP es desde ya responsable del agravamiento de la polarización que podrá manifestarse a través de la desobediencia civil, el boicot a las elecciones “in fine” dará nacimiento a un Presidente de la República y a electos ilegítimos y rechazados de antemano.

La Asociación Nacional de Medios Haitiana (ANMH) cree que todo avance para dar por terminado el proceso electoral como lo pretenden la CEP y el poder dará nacimiento a dirigentes nacidos muertos y constituirá al mismo tiempo un abundante semillero de nuevas crisis que nuestro país no tardará en cosechar.

La libre expresión del descontento de la población forma parte de las garantías constitucionales que consolidan el proceso democrático. Es ilusorio tratar de neutralizar dichas manifestaciones mediante la represión y el uso inapropiado de la fuerza pública como lo ha mencionado la CEP.

Las elecciones son un mecanismo que garantiza la participación popular en la permanente renovación de las instituciones a través de candidatos legítimos que las integran a través de una dinámica que privilegia la alternancia democrática. Una condición indispensable para que existan elecciones cuyo mismo concepto induce a la competencia, supone la existencia de candidatos que confían en la imparcialidad del organismo electoral, su probada independencia y la garantía de que los resultados del escrutinio traducen realmente la votación depositada en las urnas con absoluta autonomía por parte de todos los votantes.

Analizando la actitud del Consejo Electoral Provisorio, los ciudadanos tendrían derecho a preguntarse ¿para qué organiza las elecciones el CEP? El Consejo Electoral debe comenzar a escuchar y a estar atento a los reclamos de unos y otros. Un CEP sordomudo y ciego constituye un factor ideal para el agravamiento de la crisis postelectoral que él mismo habrá engendrado.

La lógica insensata de una elección sin candidatos aprobados y sin potenciales votantes es contra natura. Se trata de un enfoque estéril, un desconcertante derroche de recursos y la garantía al fin de cuentas de una situación de estancamiento político que no sería provechoso ni para quienes lo engendraron ni para la nación. Si el CEP quiere salvar el proceso electoral es necesario que en un arranque de lucidez ciudadana, se detenga a escuchar para poder proyectarse en la opinión pública, si no es demasiado tarde, como un organismo finalmente responsable para evitarle al país el espectro de una catástrofe previsible que los consejeros y consejeras electorales parecen ser los únicos que no alcanzan a percibir.

Por el Consejo: Hérold Jean-Francois

Presidente de la ANMH

http://www.radiokiskeya.com/spip.php?article10599

Traducción del francés gentileza S. Merino

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s