Haiti: ¿Cómo deshacerme de este sufrimiento atroz que me carcome el cuerpo y el alma?

Dupret arton19537Por Marcel Duret *, Transmitido a Alter-Presse el 17 de enero de 2016 –

Había decidido no escribir nada más  sobre la coyuntura política haitiana hasta que leí el comunicado de prensa publicado el 12 de enero de 2016 por  la Misión de observación electoral (MOE) de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Haití:

“El MOE saluda las disposiciones tomadas por el Consejo Electoral Provisorio (CEP),  que adoptan la mayoría de las recomendaciones hechas por la Comisión de evaluación electoral independiente, así como las de las misiones de observación electoral nacionales e internacionales, todo esto con el fin de proveer al conjunto de los actores de mayores garantías en previsión para la segunda vuelta de las elecciones presidenciales anunciadas para el 24 de enero.”

Mientras uno de los miembros de la Comisión de verificación, el señor Rony Desroche, se queja de la falta de respeto de las recomendaciones, la Misión de observación de la Organización de los Estados Americanos (OEA), y no se trata de cualquier entidad, proclama que este CEP, ¿de cuál CEP está hablando?, las ha adoptado  todas. ¿Quién les  pidió su opinión? ¿Con qué derecho esta misión puede inmiscuirse en los asuntos internos del país? ¿Acaso los términos de referencia de la misión de la MOE/ OEA  prevén que ella pueda puntuar el proceso electoral con comentarios en un sentido o en otro?

“La Misión indica que, entre otras medidas, el número de acreditaciones atribuidas a los representantes partidarios será reducido de 900.000 del 25 de octubre a 38.000 y que los acreditados estarán habilitados a votar solo allí donde estén inscriptos como electores. Además, los miembros de las mesas de votación serán remplazados y los candidatos a la presidencial  podrán elegir dos representantes para supervisar los trabajos en el centro de tabulación. La formación del personal electoral será mejorada y la lista de los organismos de observación, así como los criterios de acreditación, serán publicados antes del día de la elección.”

¿Cómo están ellos al corriente de estas acciones del CEP?

¿Quién los autoriza a publicar estas informaciones hasta ahora desconocidas por la población? ¿La Misión es la portavoz del CEP (Consejo Electoral Provisorio)?

En vista de estos esfuerzos, la MOE / OEA llama a los dos candidatos finalistas a participar activamente en la elección. De esta manera respetarán la voluntad del electorado haitiano que votó por ellos el 25 de octubre. La Misión da cuenta de que 92 nuevos diputados electos para la Cámara baja, salidos de la oposición y del partido en el poder, prestaron juramento el domingo, seguidos por 14 senadores el lunes.”

¡Qué tupé! ¡Qué injerencia flagrante en los asuntos internos del país!

¡Qué arrogancia! Como un amo a sus esclavos, órdenes e indicaciones son comunicadas a la intelligentsia haitiana y a la población en su conjunto, quienes acusan el golpe sin decir palabra.

El señor Jude Celestin y su equipo merecen la gratitud y el reconocimiento del pueblo haitiano por haber tenido el coraje y la determinación de rehusarse a comprometerse en una elección que enloda el  símbolo de nuestra libertad vigorosamente conquistada por los Ancestros. En el nombre del pueblo haitiano, les digo gracias, la historia se las dará.

Uno de los miembros del CEP, Marie-Carmelle Paul Austin, hizo saber el 14 de enero del corriente: ” No es cuestión para el CEP de dar marcha atrás o de  aplazar sus trabajos porque el pueblo ha sido ya convocado para estos comicios por el jefe de Estado. Y nosotros,  como consejeros electorales, no tenemos más que poner todo en obra para hacer posible este desafío.”

Entonces tengo el cuerpo y el alma doloridos. Este sufrimiento atroz impregna todo mi espíritu, todo mi ser y me duele vivir. Hubiera podido y tal vez hubiera debido irme a vivir a otro lado, una pequeña  vida tranquila, en donde no  pudiera  mirarme todos los días  por la mañana en el espejo y reconocerme.

¿ Por qué hemos llegado hasta aquí ? Yo hubiera querido decir a los que quieren conservar el poder para evitar las consecuencias de sus inconsecuencias, que no tienen nada que temer, pero que, por favor, ¡dejen  el país en paz!

A estos colonos que  ignoran serlo, querría decirles que hace ya mucho tiempo que los colonos se fueron de esta tierra de Toussaint y  Dessalines, que una segunda revolución está germinando y que ¡aún están a tiempo de irse!

Una amiga me dijo: “Estas peticiones  a troche y moche son finalmente como sablazos contra el agua”, y me  dio pena. Ella no hizo más que exacerbar un sufrimiento ya insoportable.

Otra amiga que pensaba que yo trataba de hacer sugerencias al poder me dijo: « Por qué persistir en querer corregir lo incorregible? ¿La mentira fundamental? ¿La ilusión multicolor?”

¿Tenemos acaso el derecho o incluso la elección de renunciar?

Estos últimos días me he dado cuenta de que no puedo sobrevivir, si no grito, si no aúllo, si no escribo mis sufrimientos.

“El único bien que me queda en el mundo, es el de haber llorado a veces”; no por cobardía sino por fidelidad a mi libertad de decir, o incluso de atreverme decir lo que siento.

*Ex embajador de Haití en Tokio.

http://www.alterpresse.org/spip.php?article19537#.Vp0YzGCTp7s

Traducción del francés gentileza Coordinadora uruguaya por el retiro de las tropas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s