Liberar a Haití de la Impunidad

Por el Colectivo contra la Impunidad, enviado a AlterPresse el 7 de febrero de 2016-

Ahora han pasado 30 años desde el advenimiento del 7 de febrero de 1986. Después de largos años de resistencia, finalmente fue puesto un fin a la sangrienta dictadura de Duvalier padre e hijo.

El 7 de febrero es tanto un símbolo de la victoria sobre el terrorismo y el oscurantismo, como emblema de las aspiraciones ciudadanas por el respeto de los derechos y las libertades, el establecimiento de un estado de derecho democrático que obra contra el apartheid social.

Desde hace 30 años, la demanda de justicia ha permanecido una exigencia constante no cumplida.Las poblaciones en rebeldía contra el régimen de Jean-Claude Duvalier habían exigido claramente el juicio del dictador y de sus colaboradores y colaboradoras cercanos. El Estado Mayor del ejército y la comunidad internacional, bajo el pretexto de evitar depravaciones en el país, optaron por sustraer al dictador de la justicia y ofrecerle un exilio dorado en Francia, con la posibilidad de disfrutar en silencio los fondos malversados.

Ciudadanas y ciudadanos habían, sin embargo, recurrido a los tribunales para exigir la sanción de las violaciónes graves perpetradas. Pero los responsables gozaban de la protección de los militares del Consejo Nacional de Gobierno (CNG), como se evidencia en sus memorias, el entonces Ministro de Justicia, el Sr. Gérard Gourgue [1].

Sea bajo la dictadura de Duvalier u otros regímenes que lo sucedieron, los procesos con vistas al establecer responsabilidades y el reconocimiento oficial y público de las víctimas, no han cesado nunca de obstaculizarse. Falta de voluntad política para actuar sobre los crímenes de estado, falta de negación categórica a la legitimación de la impunidad, falta de auténtico compromiso por respetar el derecho colectivo a la verdad.

Si el 7 febrero es una culminación, de las luchas tanto contra la dictadura como a favor del respeto de los derechos, también es el comienzo de una larga transición a la democracia, que se enfrenta a un gran obstáculo: la espiral de la impunidad.

Al reino de la arbitrariedad, se sucedió el reino de la impunidad, que se alimenta, entre otros, del legado duvalierista que impregna todavía fuertemente las instituciones públicas.

La coyuntura política actual ha llevado a hacer a menudo referencia a los peligros de la tentación tiránica, a recordar la importancia de los logros democráticos y poner de relieve la urgente necesidad de preservarlos.

A pesar de los muchos contratiempos experimentados por el país, el 7 de febrero es y seguirá siendo un momento crítico de nuestra historia contemporánea.

Es en nombre de los valores democráticos propugnados que las y los ciudadanos siguen movilizándose para liberar a Haití de la impunidad.

Puerto Príncipe, el 7 de febrero de 2016.

Danièle Magloire
Coordinadora del Colectivo contra la Impunidad

[1] Gérard Gourgue, en colaboración con Jean-Robert Herard, Vivir en la estela de los hechos colectivos. Sesenta años de vida pública y de hechos históricos. Memorias, Port-au-Prince, C3 Publishing, 2013, p. 326-330.

http://www.alterpresse.org/spip.php?article19671#.Vroan2CTp7s

Traducción del francés Diálogo 2000 – JS Argentina, por http://haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s