Los propios expertos de la ONU recriminaron a Ban Ki-moon por el manejo del brote de cólera en Haití

Expertos en derechos humanos dicen que la negativa del Secretario general a permitir un remedio efectivo a las víctimas por su sufrimiento ha despojado a miles de personas de sus derechos.

5760 Guardian 160303

Un trabajador le sirve agua a un paciente en el primer centro permanente para cólera en Haití, en el centro de Puerto Príncipe. Foto: Dieu Nalio Chery/AP

The Guardian, Ed Pilkington en Nueva York, @edpilkington,
Jueves 3 marzo 2016 –

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha sido recriminado por cinco de los propios expertos de derechos humanos de la ONU, que le acusan de socavar la credibilidad y la reputación del organismo mundial al negar responsabilidad por el devastador brote de cólera en Haití.

En una carta fulminante al jefe de la ONU, los cinco relatores especiales le dicen que su negativa a permitir a las víctimas del cólera un remedio eficaz para su sufrimiento ha despojado a miles de haitianos de su derecho fundamental a la justicia. Se cree que la carta es la primera vez que guardianes de los derechos humanos han centrado su punto de mira en la jerarquía de la ONU sí mismo, a diferencia de los Estados-nación individuales que son el objetivo habitual de sus críticas.

La ONU no compensará a las víctimas del cólera en Haití, Ban Ki-moon le dice al presidente

Los cinco expertos hacen trizas de la insistencia del secretario general en que la ONU es inmune a la obligación de compensar a las víctimas pese a las pruebas abrumadoras de que las tropas de la ONU introdujeron el cólera a Haití hace cinco años, desde un área infectada de Nepal. Tal enfoque, según plantean los relatores, “socava la reputación de las Naciones Unidas, pone en cuestionamiento el marco ético dentro del cual operan las fuerzas de mantenimiento de la paz y desafía la credibilidad de la organización como una entidad que respete los derechos humanos”.

La epidemia de cólera en Haití estalló en octubre de 2010, nueve meses después del terremoto que asoló al capital Puerto Príncipe, matando a unas 220.000 personas y dejando a más de 2 millones de personas sin hogar. Fue la primera aparición de la enfermedad conocida en el país desde hace por lo menos 150 años.

Las cifras más recientes sugieren que una 9.202 personas han muerto de la enfermedad, con otras 769.080 tratadas en hospitales desde que comenzó el brote.

Un panel de expertos independientes encargados por el propio Ban, trazó el origen del brote hasta el río Meille, que encontró haber sido contaminado con la cepa asiática del cólera como resultado de los desechos humanos que se vrtieron directamente en el afluente. En 2013, el mismo panel concluyó por una “preponderancia de la evidencia”, que los portadores de la bacteria eran los cascos azules de Nepal estacionados en el cuartel Mirebalais cercano al río.

Demandas interpuestas en contra de la ONU a pedido de las víctimas han alegado que las tropas de la ONU habían tenido base en una área de Nepal donde el cólera es endémico, sin embargo no habían sido evaluadas en forma apropiada para la enfermedad antes de ser trasladado a Haití para tareas posteriores al terremoto. Los arreglos sanitarios en el cuartel fueron manifiestamente inadecuados, lo que llevó a la disposición de heces en un río que es ampliamente utilizado por miles de haitianos para beber, bañarse, lavar la ropa y el riego.

La carta de los cinco relatores especiales fue enviada al secretario general de la ONU en octubre pero sólo ahora ha sido dado a conocer en un Informe publicado por la Oficina del Alto Comisionado sobre los derechos humanos. Los expertos son responsables de investigar la situación de derechos humanos en Haití, así como el acceso al agua potable y el saneamiento, la pobreza, la salud física y mental y la vivienda.

Dijeron que le negación de responsabilidad del organismo mundial en la catástrofe fue difícil reconciliar “con el compromiso de la ONU para promover y fomentar el respeto para los derechos humanos”.

Varias demandas han sido interpuestas a favor de las víctimas haitianas del brote, en un intento de forzar la organización internacional a replantear su enfoque. Una demanda colectiva que se encuentra actualmente en trámite ante la Corte federal de distrito para el Distrito sur de Nueva York, acusa a la ONU de actuar con negligencia al no haber evitado la propagación de la enfermedad.

Beatrice Lindstrom, una abogada del Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití, que es la abogada principal de los demandantes en el pleito, dijo que el manejo de la crisis era “una enorme mancha en la credibilidad y la conciencia moral de la ONU, una organización fundada en la promoción de los derechos humanos y la igualdad en todo el mundo.”

Lindstrom añadió que la carta de los Relatores especiales mostró que la preocupación por la posición inflexible del secretario general estaba llegando hasta los niveles más altos dentro del sistema de la ONU. “La gente ya no está dispuesta a esperar y ver como esto evoluciona.”

La ONU está protegida en virtud de acuerdos internacionales, con una amplia inmunidad ante la persecución judicial en los tribunales nacionales de los Estados-nación. Sin embargo, las convenciones internacionales también estipulan que la organización debe hacer provisión para la solución apropiada de controversias donde la ONU está acusada de causar daños a los intereses privados o particulares.

En el caso de Haití, los abogados de la ONU se respaldaron en una cláusula de escape previamente poco utilizada, al argumentar que no tenía responsabilidad para un arreglo de esa naturaleza ya que una revisión de cualquier de los reclamos por el cólera haría forzosa la consideración de “asuntos políticos y de políticas”. En una carta a los relatores especiales emitida por los jefes de las Naciones Unidas en noviembre de 2014, argumentaron que “las reclamaciones basadas en reivindicaciones políticas o relacionadas con las políticas” fueron excluidas de la obligación del organismo a proporcionar una solución a los conflictos.

Pero los relatores especiales dijeron que estaban desconcertados por tales obfuscaciones legalistas. “El resultado de este enfoque es que cinco años después de la aparición de la enfermedad en 2010, a las víctimas les ha sido negado acceso a un cuerpo que es competente para conocer su caso y decidir sobre sus méritos. ”

http://www.theguardian.com/society/2016/mar/03/cholera-haiti-un-experts-chastise-ban-ki-moon

Traducción del inglés Diálogo 2000 – JS Argentina, por http://haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s