Amo a la ONU, pero está fracasando

20banbury-master675

Erik Söderberg

Tomemos Haití como ejemplo. No ha habido conflicto armado durante más de una década y, aun así, más de 4500 elementos de las fuerzas de Naciones Unidas siguen allí. Mientras tanto, estamos fracasando en lo que debería ser nuestra tarea más importante…

The New York Times, Opinion, Anthony Banbury*, 18/3/16 (Extractos) –

He trabajado para las Naciones Unidas para la mayor parte de las últimas tres décadas. Era un oficial de derechos humanos en Haití en los años 1990 y serví en la antigua Yugoslavia durante el genocidio de Srebrenica. Ayudé a dirigir las respuestas al tsunami del Océano Índico y el terremoto de Haití, planeé la misión de eliminar las armas químicas de Siria y más recientemente dirigí la misión de ébola en África occidental. Aprecio profundamente los principios que las Naciones Unidas está diseñado para defender.

Y es por eso que he decidido renunciar.

El mundo se enfrenta a una serie de crisis terribles, de la amenaza del cambio climático para los criaderos terroristas en lugares como Siria, Irak y Somalia. Las Naciones Unidas están en una posición única para afrontar estos retos, y se está haciendo un trabajo de gran valor, como la protección de los civiles y la entrega de ayuda humanitaria en el sur de Sudán y otros lugares. Pero en términos de su misión general, gracias a la mala gestión colosal, la ONU está fallando…

Hace seis años, me convertí en uno de los secretarios generales adjunto, destacado en la sede de Nueva York. No era ajeno a la burocracia, pero no estaba preparado para la nube de advertencias orwellianas y la lógica carrolliana que rigen el lugar. Si usted encerrara a un equipo de genios del mal en un laboratorio, no podían diseñar una burocracia tan exasperantemente compleja, que requiere tanto esfuerzo, pero al final incapaz de ofrecer el resultado deseado. El sistema es un agujero negro en el que desaparecen un sinnúmero de dólares de impuestos y aspiraciones humanas, para no ser visto de nuevo.

El primer gran problema es un sistema de personal esclerótica…

El segundo problema grave es que muchas decisiones son impulsadas por la conveniencia política en lugar de por los valores de las Naciones Unidas o los hechos sobre el terreno.

Fuerzas de paz a menudo rumbean durante años sin objetivos claros o planes de salida, desplazando a los gobiernos, desviando la atención de los problemas socioeconómicos más profundos y costando miles de millones de dólares. Mi primera misión de mantenimiento de la paz en Camboya fue en 1992. Nos fuimos después de menos de dos años. Ahora es una rara excepción cuando una misión dura menos de 10.

Tomemos Haití como ejemplo. No ha habido conflicto armado durante más de una década y, aun así, más de 4500 elementos de las fuerzas de Naciones Unidas siguen allí. Mientras tanto, estamos fracasando en lo que debería ser nuestra tarea más importante: ayudar a crear instituciones estables y democráticas. Las elecciones se han pospuesto en medio de alegatos de fraude y el primer ministro interino ha declarado que “el país está enfrentando serias dificultades sociales y económicas”. El despliegue militar no contribuye en nada a resolver estos problemas…

En 1988, mi primer trabajo con las Naciones Unidas como un oficial de derechos humanos en los campamentos de refugiados de Camboya, a lo largo de la frontera entre Tailandia y Camboya, era investigar la violación y el asesinato de los pobres y desamparados. Nunca podría haber imaginado que un día tendría que tratar con miembros de mi propia organización cometiendo los mismos delitos o, peor aún, altos funcionarios tolerándolos por razones de conveniencia cínica…

+++

Anthony Banbury era Secretario General adjunto de las Naciones Unidas para apoyo sobre el terreno hasta este mes.

http://www.nytimes.com/2016/03/20/opinion/sunday/i-love-the-un-but-it-is-failing.html?_r=0

Traducción del inglés Diálogo 2000 – JS Argentina, por http://haitinominustah.info

Una versión abreviada de la misma nota fue publicada por el New York Times en español, el 29 de marzo de 2016. http://www.nytimes.com/es/2016/03/29/amo-la-onu-pero-esta-fracasando/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s