La posición del RNDP frente a la crisis que vive el país

zVbrPsbGs0GoulP5FwXXs6auiGIhKh2Ak1Wy0yMPQlocVPb1fj7PCL0t41-1WAOkYfKoSPcDFhP2sYCd2O6nj44_0_G_xnkImbdlbZzWbHm83yeldmD68DsAa8jHaPep5ff-OOQQxzaqRWYn4qnpwpAg7HE=s0-d-e1-ft.jpg

Puerto Príncipe, 20/6Hace algún tiempo que el RDNP[1] ha venido absteniéndose de fijar su posición oficial, fuera de algunas manifestaciones puntuales. Prefirió observar, escuchar, registrar opiniones de unos y otros, multiplicar sus contactos con otros compatriotas comprometidos. Un silencio que parecía incomprensible, dado que la evolución de la coyuntura, confirmaba lamentablemente, los análisis publicados, el año pasado en dos informes por la Secretaria General, “Lo que creo” y “Lo que todavía creo”. Esas propuestas no habían sido comprendidas lo que ha suscitado no un sentimiento de orgullo frustrado sino más bien una decepción alimentada de una angustia por el mañana.

El partido esperaba que fueran superadas ciertas etapas anunciadas por una coyuntura portadora de nuevos sucesos antes de pronunciarse: el informe de la CIEVE[2], las discusiones sobre la finalización del mandato del presidente Privert, las primeras decisiones del CEP[3], la política llevada a cabo por las dos Cámaras del Parlamento, su papel, habiendo comenzado ya la segunda sesión del año y dado que espera a los parlamentarios una copiosa agenda legislativa. Un conjunto de problemas en el que cada uno requiere una atención específica. Capaz de afectar la solución de los demás.

Sobre todos estos temas el RDNP trata de hacer públicas las conclusiones a que ha llegado en sus discusiones internas.

  • El informe del CIEVE está técnicamente bien construido, sobre bases estadísticas convincentes y la aplicación de normas usadas por las organizaciones de sondeo, particularmente en cuanto a la eficacia conceptual del muestreo. Ha sido ampliamente aceptado pero condenado a ser políticamente inaceptable por insuficiente por no haberse logrado un consenso previo sobre lo que se esperaba de la Comisión. Si el año anterior se habían comprobado graves faltas en el tema de las elecciones, se tenía el derecho de esperar que la magnitud de los fraudes hubiera debido conducir normalmente, en nombre de la moral pública, a la revelación de la identidad de los defraudadores y a las correspondientes sanciones de los mismos en los casos similares. De modo que el Informe resulta insuficiente no por falta de seriedad o debido a la mala fe de sus autores sino por la falta de audacia.
  • El tema de la finalización del mandato del presidente Privert: la elección del Senador Privert se menciona en dos textos: por un lado en el Acuerdo tripartito del 5 de febrero de carácter político y sin base constitucional ni jurídica, pero ampliamente aceptado como una especie de salvavidas desesperado ante la confusión y los problemas de la época y sin el necesario examen prospectivo de sus implicancias y su exégesis en especial la famosa expresión gramatical llegado el caso que actualmente nutre los comentarios y las extrapolaciones. El segundo se halla en el segundo párrafo del artículo 149 de la Constitución de 1987 modificada. El azar de la redacción jurídica hace que ambos mencionen los 120 días que habrían podido servir de referencia de base, pero conviene destacar que nuestras tradiciones constitucionales y legales manipulan los tiempos e incluyen a menudo no referencias sino fechas formales que son raramente respetadas porque ellas se apoyan, a menudo sobre las tiranías actuales. Esto es que lo que trasciende del debate actual.

Creemos que el mandato del Presidente Priver no tiene término jurídicamente aceptable y que en lugar de plantear una fecha debería considerarse el contenido del mandato, es decir, la supervisión de las elecciones anunciadas. Tampoco es necesario esperar una decisión de la Asamblea Nacional: si ha sido una autoridad constitucionalmente prescripta en el segundo párrafo del artículo 149 la Constitución enmendada , no es necesariamente un organismo que deba determinar el término de un mandato que hubiera otorgado. Sería más bien necesario que actúe con razón y realismo: el país no puede vivir la complicación que surgiría si el Presidente Provisorio fuera cuestionado, porque no existe fórmula constitucionalmente aceptable para reemplazarlo. La enmienda intervenida en el 2011 confirmó definitivamente la caducidad del recurso a la Corte de Casación, una fórmula inaugurada en 1950 para reemplazar la anteriormente utilizada desde 1896, mediante la cual se confiaba a los Secretarios de Estado el ejercicio de la autoridad ejecutiva en caso de vacancia presidencial.

Es bueno destacar por otra parte que el primer párrafo del nuevo artículo 149 que trata este tema incluye cuatro casos formales de reemplazo a cargo del Consejo de Ministros bajo la presidencia del Primer Ministro: la renuncia, la destitución, la muerte o la incapacidad física o mental permanente debidamente comprobada. De modo que, el Derecho que en esta circunstancia es de aplicación estricta, lógica, de buen sentido y en resguardo de la estabilidad pública conducen a desear que el presidente Privert permanezca en su puesto supervisando la organización de las elecciones hasta su realización el 7 de febrero de 2017.

3.- Las anunciadas elecciones. El RDNP no participó en las elecciones del 2015 porque la CEP de ese momento y las condiciones políticas no auguraban la corrección de las elecciones. El nuevo CP, el número 18 desde la publicación de la Constitución de 1987 (mientras que, vale la pena subrayarlo, existía uno provisorio, según lo previsto en el artículo 289 de las disposiciones transitorias) se comprometió a organizar elecciones técnica y políticamente satisfactorias. Es dudoso que logre estructurar dicha maquinaria en cuatro meses, pero hasta que se pruebe lo contrario no resulta bobo o imprudente acordarle cierta confianza.

La RNDP no participará en las elecciones presidenciales pero en el momento oportuno decidirá dar su apoyo a alguno de los candidatos. Pero el partido se inscribirá en el CEP para participar en las elecciones de un tercio del Senado y lo hará en los próximos días.

Es deseable que los ciudadanos del país se den cuenta de la gravedad de la situación política dado que los problemas de supervivencia afectan a la población. Por sobre todo es necesario que uno se consagre a construir pacientemente el estado de derecho, el sometimiento de todos, en primer término el Estado y sus representantes a las reglas jurídicas a condición de que la Constitución, ley madre sea revisada, repensada y que una nueva versión concurra a reformar las instituciones, a instalar un régimen político coherente, en especial el sistema electoral con el objeto de reducir la insensata frecuencia de las consultas en nuestro país. Ante esta doble tarea en la gris mezcla actual, teniendo como brújula el interés de la nación, el RDNP responderá presente y se hallará siempre disponible.

Port-au-Prince

Mirlande MANIGAT

Secretaria General

[1] RDNP: Rassemblement des Démocrates Nationaux Progressistes.

[2] CIEVE:Comisión Independiente para la evaluación y verificación electoral

[3] CEP Consejo electoral Provisorio

http://www.radiotelevisioncaraibes.com/presse/la_position_du_rdnp_face_la_crise_que_traverse_le_pays.html

Traducción del francés S. Merino, por http://haitinominustah.info

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s