La epidemia de cólera que la ONU dejó atrás en Haití.

06wed3web-master675

Haitianos en un centro de tratamiento de cólera en 2011,. Crédito Andres Martinez Casares para The New York Times

New York Times, El Consejo Editorial, 6 de julio de 2016 –

Mientras los haitianos sufrían por el devastador terremoto del 12 de enero de 2010, las tropas de paz de Naciones Unidas agravaron su situación, sin quererlo, al traer el cólera a la isla. Se estima que 10.000 haitianos han muerto por la enfermedad. Ésta se difunde rápidamente en lugares con mal saneamiento.

Las Naciones Unidas no han reconocido su responsabilidad y han enfrentado vigorosamente los esfuerzos legales para compensar a las víctimas. Esto recuerda su lenta respuesta a las acusaciones de que las tropas de paz habían abusado sexualmente de docenas de menores en África.

La semana pasada un grupo de los dos partidos integrado por 158 miembros del Congreso intimó al Secretario de Estado John Kerry para que presionara a las Naciones Unidas para que monte una respuesta efectiva contra el cólera y compense a la gente afectada. “Cada día que pasa sin una respuesta adecuada de la ONU es una tragedia para las víctimas del cólera en Haití y una mancha en la reputación de la ONU”, escribieron los legisladores.

A menos que haya un cambio en la aproximación al problema la epidemia manchará el legado del Secretario General Ban Ki-moon, el cual dejará el puesto a fin de año. Hay medidas básicas que puede tomar antes de irse.

Para comenzar, la comunidad internacional debe redoblar sus esfuerzos para luchar contra esta enfermedad prevenible y curable. En 2012 las Naciones Unidas se propusieron liberar del cólera a Haití y su vecina República Dominicana por la vía de expandir el acceso al agua potable y mejorar el deteriorado sistema de salud haitiano. La iniciativa ha sido inadecuada y además pobremente financiada. El cólera sigue enfermando a la gente.

Más allá de ello, las Naciones Unidas deben reconocer su papel en la epidemia. Sólo de esa forma podrán establecer medidas de seguridad sólidas para próximas operaciones de paz. Los expertos creen que las tropas nepalesas de paz que se instalaron en campamentos con mal saneamiento introdujeron el cólera en Haití. Esto pone en duda el control de la salud de las tropas de paz así como los estándares de saneamiento que utilizan.

Por último el Sr. Ban debería seguir las recomendaciones de los observadores de la organización que le intimaron el año pasado para que compense a las víctimas. Ellos afirmaron que: “ las Naciones Unidas tienen una responsabilidad particular en evitar que un gran número de víctimas de violaciones de derechos humanos cometidas por tropas que operaron bajo la autoridad de ONU queden sin auxilio”. No es demasiado tarde para que el Sr. Ban se tome en serio estas palabras.

http://www.nytimes.com/2016/07/06/opinion/the-cholera-epidemic-the-un-left-behind-in-haiti.html?ref=opinion&_r=0

Traducción del inglés W. Yohai, por http://haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s