Correos electrónicos de Clinton apuntan a la intervención estadounidense en 2010 elecciones en Haití

 

Puerto Príncipe, Le Nouvelliste, 12/9/16 – A menos de un mes de la elección presidencial en Haití, la redacción publica la traducción de las últimas revelaciones surgidas de los correos intercambiados por el clan Clinton, puestos en línea el 7 de setiembre último por el « Center for Economic and Policy Research » (CEPR). Las revelaciones de este think tank estadounidense refuerzan la posición de quienes creen que el advenimiento de Michel Martelly a la presidencia es el fruto de la intervención estadounidense. 

« La situación no permite que Washington permanezca sin hacer nada. Lo eligieron y deben [sic] presionarlo. Tiene que estar bajo control », escribió Laura Graham, entonces jefa de operaciones en la Fundación Clinton, a Bill Clinton a comienzos del año 2012. Graham, según CEPR, hacía referencia al comportamiento extremadamente extravagante, y potencialmente peligroso, del presidente Michel Martelly.

Cuando dice «Lo eligieron », Graham refiere al gobierno estadounidense, que intervino a través de la OEA para modificar los resultados de la primera vuelta de las elecciones en Haití, y así propulsar a Martelly a la segunda instancia electoral. El correo electrónico, uno de los muchos enviados por Graham al jefe adjunto del personal de Bill Clinton el 26 de febrero de 2012, finalmente fue enviado a la Secretaria de Estado Hillary Clinton y a su principal consejero, Cheryl Mills. La nota, sin duda, es la prueba más tangible al día de hoy de que los principales responsables, incluso en el seno del campo de Clinton, consideran la intervención estadounidense en las elecciones de 2010 en Haití como determinantes.

Las elecciones de 2010 fueron un despilfarro. El presidente René Préval, entonces, estaba acusado de fraude a favor de su candidato Jude Célestin. La mayoría de los candidatos mantuvo una conferencia de prensa en la tarde del día del escrutinio y denunció el proceso, llamando a nuevas elecciones. Pero Washington y sus aliados, que habían financiado las elecciones, arremetieron, declarando a la prensa que todo iba bien. Mirlande Manigat, profesora de derecho constitucional y ex primera dama, y Célestin llegaron respectivamente en primera y segunda posición, según los resultados preliminares, lo que los habilitaba para la segunda vuelta. Martelly se encontraba en tercer lugar, varios miles de votos más lejos.

Las protestas encendieron la capital y otras grandes ciudades del país, amenazando la estabilidad política que los donantes han venido deseando desde hace tanto tiempo, pero que no han logrado alimentar. Con millardos de dólares de ayuda extranjera puestos sobre la mesa y con Bill Clinton supervisando un esfuerzo internacional que apunta a « reconstruir mejor », la apuesta era considerable : a la vez el dinero y la credibilidad.

Con los partidarios de Martelly en las calles, a veces violentos, y el incremento de las protestas, los Estados Unidos hicieron subir la presión poniendo en duda los resultados públicamente, algunas horas después de que hubieran sido difundidos. En las 24 horas siguientes, altos funcionarios del Departamento de Estado estadounidense habían iniciado conversaciones con grupos del sector privado haitiano, previendo que forzarían a Célestin a que se retirara de la contienda. « El sector [p]rivé dijo a RP [René Préval] que Célestin debía retirarse… Es enorme », había escrito el embajador estadounidense en Haití, Kenneth Merten, al día siguiente. Merten escribió que había  contactado personalmente el « campo » de Martelly y le había dicho que debía « expresarse en la radio para decirle a la gente que no saquearan. Demostración pacífica, de acuerdo ; saqueo, no ».

El gobierno haitiano pidió finalmente que una misión de la OEA viniera a Haití para analizar los resultados. La misión, a pesar de que no contó de nuevo los votos ni hizo un cálculo estadístico, recomendó remplazar a Célestin por Martelly, para la segunda vuelta.

Bajo presión, el gobierno haitiano terminó por aceptar las recomendaciones de la OEA. Las autoridades tenían sus visas estadounidenses revocadas y la embajadora estadounidense en la ONU, Susan Rice, llegó hasta amenazar con cortar la ayuda. El país se recuperaba a penas del terremoto devastador ocurrido en 2010.

A fines de enero de 2011, dos meses antes de las elecciones, pero antes de que cualquier decisión fuera tomada, Laura Graham escribió a Cheryl Mills, brazo derecho de Hillary Clinton, advirtiéndole que su patrón, Bill Clinton [WJC] estaría muy contrariado si ciertas visas fueran retiradas :

« Hay rumores sobre una segunda lista de visas y JMB [primer ministro y co-presidente de la CIRH que Clinton dirigió, Jean-Max Bellerive] está en esta lista. WJC se sentirá infeliz si esto fuera así. No pienso que haya que retirarle la visa. Retirarle a Elizabeth [la mujer de Préval] y a las personas cercanas a Préval. Me quedé también en su casa, para una pausa en general, y ese fin de semana para WJC por ese asunto en particular. »

En respuesta, Mills preguntó a Graham por el « mensaje que transmite » el quedarse en la casa de Bellerive, pero Graham respondió señalando cierta coordinación entre la Fundación Clinton y el Departamento de Estado para influir en la política haitiana.

Pero quedarse en la casa de Bellerive, a un día de una decisión sobre las elecciones, transmitiría una señal inapropiada, subrayó Mills.  « Piense en todos los rumores que usted ha oído », pidió Mills, « que nosotros queremos presionar a Célestin, cuando esta es la posición de Brasil y de las Naciones Unidas », agregó a modo de ejemplo. No hay duda que Brasil y los funcionarios de la ONU participaron en la decisión y en los esfuerzos que apuntan a excluir a Célestin. Edmond Mulet, el jefe de la misión militar de la ONU en Haití, incluso sugirió en privado que se sacara a Préval del país el día del escrutinio. Pero eran los Estados Unidos los que habían financiado la misión de la OEA y que presionaron al gobierno haitiano, y otro correo electrónico de Graham a Mills confirmó esto algunos días más tarde.

« Me parece que la [comunidad internacional] tiene necesidad de una estrategia complementaria de mensaje de sensibilización para sostener esta solución » escribió Graham, anotando que el gobierno estadounidense era visto como un « malo ».

Una semana después, un correo electrónico separado revela que el gobierno haitiano había propuesto anular las elecciones, como muchos lo reclamaban, y sobre la marcha, el plan fue rechazado por la UE y los EEUU. Los actores internacionales optaron más bien por el retiro arbitrario de Célestin y por continuar con los « MM » [Martelly y Manigat], dos candidatos de derecha que apoyarían el eslogan « Haití está abierta a los negocios » que surgió después del sismo.

El correo electrónico de Graham fue enviado algunos días antes de que Hillary Clinton viajara a Haití, en medio de la crisis en Egipto, para forzar la mano del gobierno. Mills trasmitió el mensaje de Graham a Hillary Clinton, con una nota, « Discutiremos de esto en el avión », a lo que Hillary respondió simplemente : « Bill me habló de esto y está muy inquieto por lo que yo haga y diga mañana ».

« Como todos nosotros », respondió Mills.

Al día siguiente, Hillary Clinton viajó a Haití y se encontró con Préval. « Hemos intentado resistir y eso es lo que hicimos, hasta la visita de Hillary Clinton. Cuando Préval comprendió que no tenía salida  fue que aceptó. Martelly ganó la segunda vuelta, y votó un poco más del 20% de los electores.

Dos correos electrónicos revelaron que Graham había validado el nombre del primer ministro potencial desde junio de 2011 y había sugerido a Garry Conille, que había servido como jefe del personal de Bill Clinton cuando éste último había sido el enviado especial de la ONU en Haití. Ciertos correos muestran que el personal del Departamento de Estado contribuyó a influir en los parlamentarios en el expediente Conille, que debía ser la contraparte que la comunidad internacional estimaba necesaria al gobierno haitiano para ayudar a supervisar la masiva reconstrucción en curso. Pero esto no anduvo como previsto.

Luego de tan solo cinco meses de trabajo, Conille renunció el 24 de febrero de 2012. Dos días más tarde, Laura Graham escribía al jefe adjunto del personal de Bill Clinton, Jon Davidson. En ese correo electrónico, en donde  toma partido por Conille, Graham expresa una frustración extrema con respecto a Martelly, y claramente lo acusa  por la renuncia de Conille, que había comenzado a investigar cierto número de contratos de reconstrucción que implicaban empresas dominicanas. Graham igualmente advierte que los EEUU deben actuar para frenar a Martelly, o correr el riesgo de las consecuencias, exhortando a Bill Clinton de que « convenza » al gobierno de los EEUU :

« GC [Conille] estima que su renuncia ofrece a la [comunidad internacional] oportunidad de unirse (medios de comunicación, empresas, sociedad civil, Parlamento) para presionar a MM [Martelly]. El no puede utilizar más a GC como su obstáculo. Debe actuar y mostrar que está a favor de la democracia o puede haber consecuencias. »

Graham, luego de haber estado en comunicación estrecha con Mills y con otros altos funcionarios del Departamento de Estado, así como con Bill Clinton que, como los correos lo indican claramente, estaba siendo mantenido al corriente, por cierto se encontraba en condiciones de saber hasta dónde la intervención estadounidense había influido en las elecciones de 2010.

Otro correo de Graham, la noche de la renuncia de Conille, menciona cómo Martelly amenazaba la vida del primer ministro renunciante y, nuevamente, pone en tela de juicio la posición de Merten con respecto a Martelly. Según ella, Merten se alineaba con la posición según la que « Mertelly no es tan mal tipo y que es mejor que los presidentes anteriores ».

A pesar de las preocupaciones de Graham, los Estados Unidos continuaron apoyando al gobierno de Martelly. Su mandato llegó a término en febrero de 2016. En el curso de los cuatro primeros años en el poder, Martelly, que no organizó ninguna elección, comenzó a gobernar por decreto a partir de enero de 2015. La elección presidencial de 2015 estuvo tan plagada de fraudes y de irregularidades que fue anulada por completo (contrariamente a la controvertida elección de 2010), dejando a Haití sin un presidente democráticamente elegido. Nuevamente, los Estados Unidos validaron la elección maculada de irregularidades y alentaron una segunda vuelta, esta vez entre el delfín de Martelly y Jude Célestin. Pero esta vez, Estados Unidos no se salió con la suya. Nuevas elecciones están previstas para octubre.

Fuente : http://cepr.net/

Traduction (del inglés al francés) Patrick SAINT-PRE, sppatrick@lenouvelliste.com

Traducción del francés al castellano gentileza Alma por la Coordinadora uruguaya por el retiro de las tropas de Haití.

———————————————————————————-

Mazazos contre el imperio Clinton en Haití

« Pour une démocratie considérée comme exemplaire, on peut s’étonner de l’étrange mélange des rôles public/privé, Département d’État/Fondation Clinton, Hillary/Bill Clinton dont les agissements s’imbriquent à tel point qu’il devient impossible de discerner quand il s’agit d’une politique d’État ou quand des simples, néanmoins puissants intérêts privés sont en jeu », Ricardo Seitenfus.

« Para una democracia considerada como ejemplar, uno puede sorprenderse de la extraña mezcla de roles público/privado, Departamento de Estado/Fundación Clinton, Hillary/Bill Clinton cuyas actuaciones se imbrican a tal punto que se vuelve imposible discernir cuándo se trata de una política de Estado o cuándo están en juego simples, y no obstante poderosos, intereses privados ». Ricardo Seitenfus.

Publicado el 14 de setiembre de 2016

Hillary y Bill Clinton

×

1 / 1

1

  Emails privados

Correos electrónicos privados de Hillary Clinton

Se encuentran expuestos en la plaza pública correos electrónicos de Hillary Clinton, ex Secretaria de Estado estadounidense, candidata demócrata a la Casa Blanca. Entre estos, algunos refuerzan la posición de quienes sostienen que la toma de poder de Michel Martelly es fruto de un « deal »(“trato”) con el clan Clinton cuyo todopoderoso patriarca, el expresidente estadounidense, Bill Clinton, era como el jefe de orquesta de la « reconstrucción de Haití”, provisto del título de copresidente de la Comisión Provisoria por la Reconstrucción de Haití (CIRH). “A todas luces parece que hubiera habido un “deal” (trato) con Michel Martelly para ayudarlo a acceder al poder”, estimó Mirlande Manigat en una entrevista al diario, el miércoles 14 de setiembre de 2016. “No me propusieron ningún “deal”, sin duda porque ya sabían que no soy una persona que caiga en la trampa de los “tratos”, prosiguió, sosteniendo que ella había ganado la elección presidencial de 2011. Mirlande Manigat no está « encantada » pero tiene un poco menos de « amargura », cinco años más tarde, mientras que esos mensajes electrónicos, hoy de conocimiento público, desenmascaran y demuestran la ausencia de fronteras entre la diplomacia estadounidense y la Fundación Clinton. « Desde el comienzo, se dijo que había una interferencia estadounidense en esas elecciones », recordó Manigat, que señala, a falta de « acusaciones directas », varias « insinuaciones » en esos correos electrónicos. « El que quiera entender, que entienda; yo entendí. Entendí que es una confirmación de todas las inquietudes y de las interrogaciones que teníamos en las últimas elecciones », afirmó Mirlande Manigat, estimando que esto alecciona sobre los políticos y el país entero. « Hay que desconfiar de los extranjeros en los asuntos internos de Haití », dijo. « Los extranjeros se inmiscuyen en nuestros asuntos porque hay haitianos que les abren la puerta », lamentó Mirlande Manigat. El profesor Ricardo Seitenfus, exrepresentante de la OEA, autor de la obra « El fracaso de la ayuda internacional a Haití… Dilema y extravío », azote de algunos diplomáticos adeptos de la omerta, que ocupaba su cargo durante estos acontecimientos, señala las concordancias entre los testimonios referidos en su libro y estos correos electrónicos. No se trata solo de eso. « Esas comunicaciones –hay que destacar que se trata de algunos correos y que para el conjunto de los documentos no habrá acceso libre antes de varios años- muestran que la estrategia de Estados Unidos abarca una multitud de temas. Entre estos, los asuntos públicos, especialmente los asuntos electorales y los asuntos económicos (reconstrucción, ayuda vía ONG, asuntos privados) son los más importantes », confió Ricardo Seitenfus al periódico. Seitenfus fustiga a los estadounidenses : « Para una democracia considerada como ejemplar, uno puede sorprenderse de la extraña mezcla de los roles público/privado, Departamento de Estado/Fundación Clinton, Hillary/Bill Clinton) cuyas actuaciones se imbrican a tal punto que se vuelve imposible discernir cuándo se trata de una política de Estado o cuándo están en juego simples pero poderosos intereses privados », anotó Ricardo Seintenfus, quien critica con dureza a las Naciones Unidas, a la comunidad internacional. « La pretendida comunidad internacional, especialmente las Naciones Unidas, no sale engrandecida de estas revelaciones. Parece que ni siquiera son personal de servicio, sino más bien marionetas », indicó el exrepresentante de la OEA, estimando que « se percibe con claridad que es Washington, y solo Washington, el único centro de poder encargado de los asuntos haitianos ». « A este respecto, el papel de América Latina, recordemos que la región ofrece 70% de las tropas de la MINUSTAH, es desdeñable y desdeñado », afirmó el brasileño. ¿Las lecciones? Esos correos electrónicos rinden una « ayuda importante » a los haitianos. Deben hacer que « los haitianos tomen consciencia de una realidad todavía actual  y sofocante ». Para Ricardo Seitenfus, los haitianos no deben esperar los libros de historia para comprender esta realidad, ellos « pueden » y « deben » actuar, instó Ricardo Seitenfus. « ¿Cómo ? Tengo la certeza de que un primer paso fue dado al nacionalizar las elecciones », dijo, insistiendo en el hecho de que los asuntos políticos, los asuntos electorales no deben estar nunca en manos de extrNo se compra. No es una mercancía. Hagan, haitianos, su democracia, con sus medios. Con sus cualidades, sus limitaciones y sus defectos. Pero háganla ustedes mismos », dijo. « Su primer deber es comparecer de manera masiva en las próximas elecciones y ejercer con toda libertad y sin ningún tipo de amenaza o de violencia su deber de ciudadanos. Es la condición sine qua non para recobrar el otro sentido de la nacionalidad : la recuperación de su soberanía », exhortó Ricardo Seintenfusanjeros. « De ningún extranjero », subrayó Ricardo Seitenfus. « La virtud de la democracia es un aprendizaje. . Fueron infructuosos los intentos para obtener un comentario de Jude Célestin, candidato de Inite separado por la presión de los estadounidenses que habían reprochado al presidente René Préval  actuaciones fraudulentas a favor de su candidato de entonces. « Jude Célestin acaba de salir. Se lo perdieron por diez minutos. Está en campaña. », confió su hermana Rita Célestin. El expresidente René Préval, cuya expulsión del país había sido planificada por Edmond Mulet, representante del secretario general de la ONU, tampoco estaba ubicable. Su hermana, Marie-Claude Calvin, fue quien respondió al periódico. El expresidente está fuera del país, confió su hermana. El expresidente Michel Martelly, citado también en esos correos electrónicos, se encuentra en el extranjero. « Michel Martelly no está en Haití », respondió uno de sus allegados. Si el periódico quiere entrar en contacto con el portavoz de la embajada de los Estados Unidos en Puerto Príncipe, este último no es muy conversador. « Sin comentarios sobre este asunto », respondió cortésmente Karl Adam, subrayando que « en general », los Estados Unidos son neutrales en las elecciones de Haití y de otros lugares. Entre los correos electrónicos, está el de Laura Graham. « La situación no le permite a Washington que permanezca sin hacer nada. Lo eligieron y deben [sic] presionarlo. Debe estar bajo control », escribió Laura Graham, entonces jefa de operaciones en la Fundación Clinton, a Bill Clinton a comienzos del año 2012. Graham, según CEPR, hacía referencia al comportamiento muy extravagante y potencialmente peligroso del presidente Michel Martelly. Cuando Graham dce « Lo eligieron », se refiere al gobierno estadounidense, que intervino a través de la OEA para modificar los resultados de la primera vuelta de las elecciones en Haití, que propulsaron a Martelly a la segunda instancia. El correo electrónico, uno de los muchos enviados por Graham al jefe adjunto del personal de Bill Clinton el 26 de febrero de 2012, finalmente fue enviado a la Secretaria de Estado Hillary Clinton y a su principal consejero, Cheryl Mills. La nota sin duda es la prueba más tangible al día de hoy de que los principales responsables, inclusive en el seno del campo de Clinton, consideran la intervención estadounidense en las elecciones de 2010 en Haití como decisiva, según el CEPR. La acción de los Clinton en Haití es escrutada en un momento en que la candidata demócrata, con poco aire, ataca la última línea recta en la carrera a la presidencia. Roberson Alphonse.

 

See more at: http://lenouvelliste.com/lenouvelliste/article/163224/Coups-de-massue-contre-lempire-Clinton-en-Haiti#sthash.2xPrB73H.dpuf

http://cepr.net/blogs/haiti-relief-and-reconstruction-watch/clinton-e-mails-point-to-us-intervention-in-2010-haiti-elections

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s