El Pedido-Flash por Haití: reforzando modalidades de ayuda fracasadas

Jake Johnston, CEPR/Haiti Relief and Reconstruction Watch, 24/10/16 – El 10 de octubre, menos de una semana después que el huracán Matthew arrasó Haití, las Naciones Unidas lanzaron un llamado de emergencia por USD 120 millones. Diez días más tarde, los donantes no han logrado satisfacer la necesidad, contribuyendo poco más del 20 por ciento de los fondos que se consideren necesarios. Pero ¿para quién es el dinero que se está pidiendo? ¿Qué planificación o coordinación había detras de la solicitud de USD 120 millones? ¿Tienen razón los donantes a tener dudas?

Un análisis de los datos del Servicio de seguimiento financiero de la ONU muestra que la gran mayoría de los fondos recaudados se destinan a las agencias de la ONU o grandes ONG internacionales. Al leer los comunicados de prensa, declaraciones del gobierno y comentarios a la prensa, parecería que muchas lecciones han sido aprendidas tras el devastador terremoto de 2010: la importancia de la coordinación con el gobierno, de trabajar con las instituciones y organizaciones locales, de la compra de bienes a nivel local y de incorporar la sostenibilidad a largo plazo a cualquier respuesta de emergencia.

Pero, como un funcionario del gobierno de Haití me lo planteó, “todos aprendimos las lecciones, pero hemos encontrado alguna solución?” En base al llamado de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la respuesta es todavía no.

Tal vez no debería sorprender mucho, el llamado de emergencia está diseñado específicamente para “financiar las actividades de ayuda de las Naciones Unidas” durante los próximos tres meses, no para recaudar dinero para organizaciones locales, el gobierno de Haití o para proyectos sostenibles de largo plazo. Pero el análisis es, sin embargo, revelador.

Financiación destinada para las Naciones Unidas y ONG extranjeras

El llamado se basa en gran medida en proyectos individuales de organizaciones individuales, y no parece haber sido lanzado con aportes del gobierno de Haití. Como se verá más adelante, la gran mayoría del financiamiento solicitado se destina a las agencias de la ONU.

Tabla 1.

Agencia de la ONU / Fondos Requeridos / Monto Recibido

ocha_appeal_un_agency_2

En cuanto a la tabla anterior, se observa que el 85 por ciento de la financiación solicitada es para las agencias propias de la ONU y que, de los USD 28 millones aportados hasta el momento, el 79 por ciento ha ido a estas mismas entidades.

De los restantes USD17 millones para otras organizaciones, éste está destinado mayoritariamente a grandes ONG extranjeras como CARE y Save the Children. Organizaciones o instituciones haitianas parecen tener un papel extremadamente limitado en el llamado, si es que tengan alguno.

Importancia de la coordinación y la sostenibilidad a largo plazo

También ha habido un reconocimiento de que se debe hacer más tanto para coordinar con el gobierno de Haití y los diversos actores sobre el terreno y para enfocar mucho antes, en la construcción de capacidad a largo plazo. Pero el llamado de la OCHA no enfatiza ni uno ni el otro.

Tabla 2.

Sector / Requerimiento / Financiación

ocha_appeal_sector

Como puede verse, alrededor del 50 por ciento del requerimiento total es para el sector de la seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura de emergencia. No hay duda de que la producción agrícola y la seguridad alimentaria son algunas de las preocupaciones más grandes de cara al futuro, pero la mayoría de estos fondos, US$ 46 millones, es para la asistencia alimentaria a corto plazo a través del Programa Mundial de Alimentos (PMA). Por otro lado, sólo US$ 9 millones serían destinados a la “restauración” de la “capacidad productiva rural.” El programa del PMA ya ha recibido US$ 7,4 millones, mientras que el proyecto de restauración ha recibido solo US$ 800.000.

Una vez más, no se quiere decir que no sea necesaria la asistencia alimentaria de emergencia, sino que la misma debe ser parte de proyectos sustentable a largo plazo para reconstruir la capacidad agrícola también. El llamado de OCHA, mientras se centra en las necesidades de emergencia, podría también recaudar fondos para el necesario desarrollo de la capacidad. Los fondos de donantes y de particulares provienen en su mayoría en respuesta a un desastre, pero si todo el dinero recaudado va simplemente a las necesidades de emergencia, no queda nada para construir para el largo plazo, cuando los fondos de los donantes serán aún más escasos.

Servicios de coordinación y apoyo, por otra parte, es sólo el objetivo del 1,2 por ciento del llamado general. Sin embargo, esto parece ser uno de los cuellos de botella más significativos en la distribución de la asistencia en este momento en Haití. El gobierno de Haití se ha comprometido a tomar la iniciativa en la coordinación de la respuesta internacional y local, pero carece de la capacidad necesaria – o la voluntad de los donantes – de hacer de esto una realidad. El llamado de OCHA intenta recaudar fondos para apoyar los esfuerzos de coordinación del gobierno, pero sólo US$ 193.000, lo mismo que se canalizaría a través del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. Ese proyecto sigue siendo financiado en un 0 por ciento hasta ahora. De hecho, a pesar de la meta tan reducida para el sector, hasta ahora ninguna financiación ha sido canalizada a esta importante área.

En su visita a Haití la semana pasada, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó  su “desazón” con los donantes, que todavía no se habían comprometido fondos. “Sé que hay algo de fatiga de ciertos países, pero la situación actual, el desastre actual que afectó a este país a través del huracán Matthew es indescriptible,” dijo.

“Las Naciones Unidas están a su lado. Vamos a movilizar todos los recursos para ayudarles”, continuó Ban. Hablando ayer directamente a los gobiernos donantes, Ban una vez más criticó la respuesta lenta, diciendo: “Necesitamos urgentemente más recursos.”

El presidente provisional de Haití, Jocelerme Privert, utilizó un tono ligeramente diferente en sus palabras con Ban la semana pasada: “Siempre habrá huracanes, siempre habrá catástrofes. Necesitamos acciones concretas para mitigar los daños que causarán los próximos huracanes que no han golpeado todavía”, dijo.

Esos son el tipo de acciones que no se materializaron después del terremoto de 2010, y que no parecen ser abordados a través de este último pedido de fondos de la ONU. Todo el mundo aprendió las lecciones, pero Haití necesita soluciones.

* Los datos de financiación del Llamado Urgente son del 21 de octubre de 2016.

http://cepr.net/blogs/haiti-relief-and-reconstruction-watch/ocha-s-flash-appeal-for-haiti-reinforcing-failed-aid-modalities

Traducción del inglés Diálogo 2000-JS Argentina, por  http://haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s