Posición de las organizaciones e instituciones comprometidos con el Tribunal Popular ante las consecuencias del huracán Matthew en el país y la forma en que el Estado administra la crisis que creó

clases-770x470La Asamblea de delegados de organizaciones e instituciones pertenecientes al movimiento social haitiano que se comprometieron para realizar el juicio de los 100 años de ocupación/dominación del país, no puede no expresar su indignación ante el balance desastroso -después de un mes desde que el huracán Matthew devastó las regiones del Gran Sur, del Bajo Noroeste y del Alto Artibonite- de cómo los poderes del Estado, los organismos internacionales y las ONG humanitarias no hicieron todavía ningún esfuerzo  de coordinación seria para que las víctimas más afectadas reciban de la mejor manera la ayuda de urgencia. De cómo el Ministerio de Educación Nacional decidió reabrir las escuelas sin tomar en cuenta los problemas reales de los padres, de los alumnos y los profesores de las regiones golpeadas. De cómo en diversos lugares están entregando a la gente alimentos en mal estado y productos vencidos mediante la llamada ayuda de urgencia.El huracán Matthew mató a mucha gente, sin contar la cantidad de heridos y las poblaciones que fueron fuertemente golpeadas. Todas las víctimas en las regiones afectadas necesitan una urgente asistencia adecuada para no morir de hambre bajo un sol implacable, la lluvia, el frío, el hambre y el cólera que la MINUSTAH introdujo en el país.

Entre tanto los 3 poderes del Estado estallaron en mil pedazos, cada uno trata de aprovecharse de la circunstancia. Los grandes comerciantes y los grandes empresarios subieron de manera exorbitante los precios de los productos para aumentar sus ganancias en detrimento de las víctimas. Las Agencias internacionales están haciendo lindas promesas sin comprometerse realmente. Las ONG humanitarias van a todas las regiones sin aportar una ayuda real a las víctimas de las zonas más alejadas. Los partidos políticos tradicionales y los candidatos implicados en la campaña electoral están utilizando las consecuencias del huracán Matthew para aumentar su capital político, y además están exigiendo la realización de las elecciones de manera inmediata y en cualquier condición.

¡Para nosotros delegados de las organizaciones e instituciones del movimiento social que apoyan al Tribunal Popular, el nivel del desastre causado por el huracán Matthew en el país no es por azar! ¡Tampoco una maldición! ¡Ni se trata de un suicidio del pueblo! Este desastre tiene su origen hace mucho tiempo en la manera en que el Estado, la oligarquía local y la clase política tradicional nunca tomaron sus responsabilidades para mejorar y proteger el territorio. En su afán  por juntarse con los negociantes y las grandes empresas de los países explotadores para acaparar los recursos y las fuerzas de trabajo de la nación, prácticamente no dejan nada para que pueda vivir el pueblo. Al abrir sin restricción alguna la economía del país a la entrada de los productos extranjeros e instalar zonas francas en tierras agrícolas, esto constituye la causa de la destrucción de la producción nacional. El control total de la oligarquía y del gran capital extranjero sobre el Estado, lo transformó en un instrumento sin capacidad para actuar frente a los problemas fundamentales del país.  El desastre provocado por el huracán Matthew en las regiones afectadas es la consecuencia de la descomposición del sistema explotador basado en la ocupación/dominación establecido hace mucho en el país, pero al mismo tiempo agravó la crisis socio-económica, la crisis política y la crisis del medio ambiente.

Las masas populares que ya estaban en la inseguridad alimentaria, que les faltaban escuelas y universidades para enviar a sus niños y jóvenes, que no recibían servicios sociales ni en las secciones comunales y ni en los barrios populares, por tanto, en las zonas afectadas por el huracán Matthew su situación se agravó mucho más. Miseria, carestía de la vida, desempleo y exclusión ya habían provocado que una buena parte de la población abandonara el medio rural para trasladarse a las ciudades o al extranjero. Entonces, después del paso del huracán Matthew la situación de la gente empeoró en medio de una grave crisis socio-económica. Ante el agravamiento de la situación luego del paso de cada fenómeno natural, ni el gobierno anterior ni el actual dirigido por Privert/Jean-Charles, bajo la influencia de las potencias extranjeras, eligieron militarizar la ayuda de urgencia y transformar el país en una “república de ONG” para mantener la ayuda humanitaria de manera permanente; eligieron desarrollar mucho más las zonas francas tales como CODEVI en 2002, Caracol en 2010 e Ile-A-Vache en 2013. Es como si los dirigentes del Estado, la oligarquía y la clase política tradicional aprovechan las catástrofes para hacer del país una reserva de miseria y de mano de obra barata.

Esta crisis política sacude al país hace ya mucho tiempo, pero después del paso del huracán Matthew dicha crisis es más complicada. En vez que el Parlamento, el Ejecutivo y el Poder Judicial tratan de buscar una unidad para administrar este grave problema que afecta al país, uno trata de derrocar al otro para ocupar su lugar y así concentrar el poder en sus manos. Esta escandalosa división facilita aún más el reforzamiento de la injerencia extranjera en el país. Esto no permite crear condiciones adecuadas para que el proceso electoral que ya había empezado llegue a su finalización sin fraudes, corrupción, desórdenes y violencias.

El huracán Matthew destruyó 17 cuencas hidrográficas en Grand´Anse, el Sur y Nippes de las 30 que tiene el país; golpeó a las 2 más grandes reservas ecológicas del país y destrozó las costas tanto de los mares como de los ríos en las zonas afectadas. Es la primera vez que el medio ambiente del país que  ya estaba degradado ha sufrido en 2 días un golpe tan demoledor. Hasta los 4 principales ministerios –de Medio Ambiente, de Agricultura, de Planificación y del Interior- que tienen la responsabilidad del acondicionamiento del territorio y la protección del medio ambiente todavía no dijeron cuáles son las medidas urgentes que están tomando ante tal catástrofe ecológica, como tampoco sus planes a mediano y largo plazo para rehabilitar el medio ambiente de las zonas afectadas.

Esta situación tan compleja que está sufriendo en estos días el país exige a todos los compatriotas asumir sus responsabilidades para comprometerse tanto en las pequeñas como en las grandes movilizaciones para proteger los derechos y los intereses de la población más vulnerable al mismo tiempo que se desarrolla la lucha para cambiar la sociedad. En este sentido, las organizaciones progresistas y patrióticas comprometidas con la causa popular deben reforzar su unidad para:

Exigir al Estado la utilización de los Fondos de Urgencia para la población realmente afectada;

  • Mantener la vigilancia para que esta crisis y el desplazamiento de la población no sean una oportunidad para acaparar sus tierras y entregarlas a las empresas multinacionales y los grandes comerciantes locales;

  • Mantener la vigilancia para que no se aprovechen de esta crisis que golpea a las regiones afectadas para sembrar semillas OGM que destruirán mucho más la agricultura familiar de los campesinos;

  • Luchar para que las Naciones Unidas indemnicen a todas las víctimas del cólera y para que el Estado adopte todas las medidas necesarias para evitar que la gente siga muriendo a causa de esta enfermedad;

  • Luchar para que el poder, el Consejo Electoral Provisorio y los actores políticos tradicionales, bajo influencia de las potencias extranjeras, no realicen una farsa electoral que excluya a los departamentos más afectados;

  • Luchar para que el Estado adopte una política de construcción de viviendas dignas y un plan real de rehabilitación del medio ambiente de las regiones afectadas;

  • Luchar para recuperar la independencia del país que se encuentra bajo la dominación de los países explotadores;

  • Luchar para establecer un Estado soberano al servicio de las masas populares, que rehabilite el territorio, desarrolle la producción nacional y con capacidad estratégica para defender el país y proteger la población;

  • Avanzar en la construcción del Tribunal Popular como instrumento para crear unidad en el seno de las fuerzas patrióticas y populares y desarrollar la conciencia patriótica de las masas,

 «Viva un Haití soberano! ¡Viva la lucha del pueblo haitiano! Abajo cualquier forma de ocupación/dominación!»

Puerto Príncipe, 5 de noviembre de 2016

Por la Asamblea de los delegados de las organizaciones populares y de las instituciones pertenecientes al movimiento social que apoyan al Tribunal Popular:

Por las organizaciones e instituciones del Noreste, Marcel Mathieu

 Por las organizaciones e instituciones del Norte, Clotilde Raymond 

 Por las organizaciones e instituciones del Noroeste, Louissaint Clévoyant

Texto recibido (en castellano) de sus autores.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s