Los recortes presupuestarios de Trump a los programas de Naciones Unidas podrían acabar siendo un mal negocio para el ejército estadounidense

5628bb14bd86ef17008c3b2a-2400

Cascos azules de Nigeria, Misión conjunta ONU-Unión africana, en Darfur (UNAMID), 16/3/08. REUTERS/Stuart Price

Christopher Woody, Business Insider –  Mientras algunas de las iniciativas estelares del presidente Donald Trump se estancaron en sus primeras semanas en el cargo, el presupuesto difundido por la Casa Blanca demuestra que Trump se aferra a algunas de sus principales promesas. Entre ellas se encuentran sus recortes tan proclamados a las contribuciones estadounidenses a la ONU y a los programas internacionales.

“Estamos reduciendo absolutamente la financiación a la ONU y a los diversos programas de ayuda externa, incluyendo aquellos dirigidos por la ONU y otras agencias”, dijo a periodistas Mick Mulvaney, director de la Oficina de Gestión y Presupuesto, cuando se presentó el propuesto de presupuesto Trump a mediados de marzo.

“Eso no debería sorprender a nadie que haya seguido la campaña”, añadió Mulvaney. “El presidente dijo específicamente cientos de veces … ‘Voy a gastar menos dinero en la gente en otros países y más dinero en la gente aquí de EE.UU.’, y eso es exactamente lo que estamos haciendo con este presupuesto”.

La oficina de Mulvaney ha dicho al Departamento de Estado de EE. UU. que el total de los US$ 326 millones asignados a la cuenta de Organizaciones y Programas Internacionales serán recortados, junto con US$ 70 millones otorgados al Programa de Desarrollo de la ONU (PNUD).

También se les dijo que se preparen para un recorte del 40% en el presupuesto del Departamento de Estado para el mantenimiento de paz de la ONU, al que Estados Unidos aportó más de 2.000 millones de dólares del presupuesto total de más de 8.000 millones de dólares el año pasado, según la revista Foreign Policy (Los planes de los Estados Unidos de pagar menos de su cuota obligatoria del 22% del presupuesto ordinario de la ONU tendrían que ser compensados por otros países o Estados Unidos podría perder su voto en la Asamblea General).

58bb0d895124c9ab551a92f0-800

Director de la Oficina de Gestión y Presupuesto Mick Mulvaney, a la izquierda, con el Presidente Donald Trump en un almuerzo “iniciativas estratégicas” en la Casa Blanca, 22 de febrero de 2017. Thomson Reuters
Pero cuando se trata de los programas de las Naciones Unidas – el mantenimiento de la paz de la ONU en particular – para los Estados Unidos ya es negocio bastante ventajoso.

El financiamiento estadounidense para la ONU y sus agencias suma un poco más de 4.500 millones de dólares al año – el costo de dos bombarderos B-1 – según un análisis del Centro para el Desarrollo Global.

La ONU participa ahora en 16 operaciones de mantenimiento de la paz diferentes, con un costo anual para los Estados Unidos de aproximadamente el 0,015% de lo que les costó las guerras en Afganistán e Irak. Estados Unidos sólo paga 24.500 dólares al año por cada casco azul desplegado por la ONU, en comparación con los 2,1 millones de dólares al año para un militar estadounidense desplegado en una zona de guerra.

Las estimaciones del gobierno de Estados Unidos también han encontrado que confiar en las fuerzas de paz de la ONU es beneficioso para el contribuyente estadounidense.

En Haití, en 2004, un golpe de estado llevó a Estados Unidos a desplegar fuerzas militares para evitar una posible crisis de refugiados. Después de la intervención inicial, el gobierno de Bush convenció a la ONU a desplegar fuerzas de paz.

“Estimamos que costaría a los Estados Unidos el doble de lo que cuesta a las Naciones Unidas (ONU), llevar a cabo una operación de mantenimiento de la paz similar a la actual Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití”, que se llamó Minustah, escribió la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) en un informe del año 2006.

5399bfd369bedd877e5241b2-2400

Las fuerzas de paz de la ONU atienden a una mujer haitiana embarazada que desmayó en medio de una muchedumbre durante la distribución del arroz para los desplazados por el terremoto, 25/01/10. Puerto Príncipe, Haití. Chris Hondros / Getty Images

“La ONU presupuestó 428 millones de dólares para los primeros 14 meses de esta misión, una operación de los Estados Unidos en Haití de la misma magnitud y duración costaría unos 876 millones de dólares, superando ampliamente la contribución de los Estados Unidos a la MINUSTAH de 116 millones de dólares”.

Gran parte de la disparidad se atribuyó a lo que los Estados Unidos hubieran gastado en salarios, apoyo e instalaciones para el personal estadounidense, junto con estándares estadounidenses más altos para cosas como entrenamiento y seguridad.

En resumidas cuentas, el despliegue de la ONU significó un ahorro para los Estados Unidos y sus militares de más de 750 millones de dólares en poco más de un año.

La Minustah, sin embargo, no es el mejor ejemplo del trabajo de la ONU. El personal de la ONU desplegado en Haití fue culpado por los brotes de cólera allí.

En general, se ha encontrado que las fuerzas de paz de la ONU son “un medio eficaz para terminar conflictos, asegurando contra su recurrencia, y promoviendo democracia,” según la Corporación Rand.

‘Siempre es bueno estar bajo presión’
Hay varias razones, sin embargo, para creer que los recortes estadounidenses a la financiación de las Naciones Unidas no conllevarán los resultados esbozados por la administración Trump.

Por una parte, el Congreso de Estados Unidos tiene que aprobar el presupuesto, y varios legisladores han expresado su consternación por los recortes propuestos.

Tanto Mitch McConnell, el líder de la mayoría en el Senado, como el senador Lindsey Graham, presidente del subcomité de asignaciones que supervisa el financiamiento del Departamento de Estado, calificaron la propuesta de presupuesto de “muerta a su llegada”. (Aunque algunos en la ONU son menos confiados, ya que muchos legisladores de EE.UU. son más escépticos de la financiación de la ONU que son del Departamento de Estado.

543299a3ecad04e61ed2a55d-2200

Fuerzas de paz de la UNIFIL monitorean la frontera libanesa-israelí en la aldea del sur de Líbano, Kfar Kila, 27/5/13. Karamallah Daher / Reuters

Asimismo, la propia ONU tiene varias maneras de adaptarse a una reducción en la financiación estadounidense. El representante de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, ha ordenado una revisión de los programas de mantenimiento de la paz de la ONU, varios de los cuales ya están programados para cerrar o reducirse.

La auditoria de Haley podría estimular una introspección similar en Turtle Bay. La evaluación por parte de EE.UU. “probablemente inducirá a la Secretaría de la ONU a hacer sus propias revisiones internas, y otros Estados miembros, especialmente los del Consejo de Seguridad, tendrán que formar sus propias opiniones, y tener fundamento para la misma”, dijo a Irin News Cedric de Coning, investigador principal del Instituto Noruego de Asuntos Internacionales. “Esto no es necesariamente una mala cosa; siempre es bueno estar bajo presión para revisar sus metas, objetivos, eficacia y eficiencia “.

http://www.businessinsider.com/donald-trump-us-budget-cuts-to-un-peacekeeping-programs-2017-4

Traducción del inglés Diálogo 2000-JS Argentina, por https://haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s