Carta abierta del activista haitiano Henry Boisrolin a Michelle Bachelet

 

Resumen Latinoamericano, 22 marzo 2019 – Esta Carta Abierta es en repuesta a la última Declaración de fecha 20/3/2019 sobre la situación de los DD.HH. en la República Bolivariana de Venezuela presentada por la Oficina del Alto Comisionado América del Sur de las Naciones Unidas. En dicha Declaración, su jefa, la Dra. Michelle Bachelet, reclama “un acuerdo político para solucionar la vasta crisis de DD.HH. en Venezuela”. Propuesta aparentemente noble, ya que podría contribuir a poner fin a los enfrentamientos y las injerencias externas que lo único que hacen es profundizar la crisis allí vigente.

Ahora bien, como haitiano consciente del rol nefasto que desempeñó -y sigue desempeñando- la ONU en mi país, tengo la obligación de hacer una lectura atenta de este documento. Y es así que tengo que señalar que no me sorprende la mistificación perversa del tema de los DD.HH en Venezuela que expresa esta Declaración. En efecto, mediante una lectura parcializada y tergiversada de la realidad de dicho país, queda claro que responsabiliza al gobierno legítimo y legal del presidente Nicolás Maduro Moros de todas las violaciones de los DD.HH. En este sentido, es un fiel reflejo de la política de guerra diseñada y dirigida por el gobierno de los EE.UU. en su afán por derrocar por todos los medios no sólo al presidente Maduro, sino también al proceso revolucionario bolivariano victorioso hace 20 años en Venezuela. De ahí, la importancia de revisar un poco el historial de la Dra. Bachelet.

En primer lugar, hay que recordar que Michelle Bachelet fue presidenta de la República de Chile desde el 11-3- 2006 hasta el 11-03-2010 y desde el 11-03-2014 hasta el 11-03-2018. Durante sus dos mandatos, varios datos confirman que hubo represión generalizada, sobre todo en contra del Pueblo Mapuche en lucha y que dicha represión no discriminó ni mujeres, ni niños, ni ancianos. Donde Brandon Huentecol, Juan Carlos Huenulao, José Patricio Marileo, Florencio Jaime Marileo, Patricio Queipul Millanao, Matías Catrileo Quezada, entre una lista muy larga de personas, fueron víctimas que sufrieron persecución, asesinato, encarcelamiento, etc. por parte de su gobierno. Inclusive, en 2010, en una muestra cabal de su alineamiento con el imperialismo la presidenta Bachelet pide abiertamente ayuda a los EE.UU. para controlar el conflicto entre ese Pueblo y el Estado chileno.

Por otra parte, bajo sus dos mandatos, ella demostró ser una ferviente defensora de la ocupación de Haití (2004-2017) por la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH). Una ocupación cuyos varios de sus integrantes violaron a niñas, mujeres y jóvenes de mi país. Esta Misión fue reconocida como responsable de la introducción del cólera en 2010, que ya causó más de 10.000 muertes y hay más de 800.000 haitianos infectados. También la MINUSTAH fue responsable de masacres en barriadas populares, de represión en contra de manifestaciones populares, como así también de manipulación de elecciones que fueron abiertamente fraudulentas empeorando aún más la grave crisis haitiana. Crisis desatada por múltiples factores, pero cuyo principal responsable es el imperialismo norteamericano y sus lacayas élites haitianas con sus políticas de injerencia e invasión que convirtieron a Haití en una perfecta neocolonia de los EE.UU. desde la primera ocupación militar norteamericana (1915-1934). Y esto, obviamente, transformó a Haití en uno de los países más empobrecidos de la región.

Es menester dar algunas cifras divulgadas por el profesor y economista haitiano, Camille Chalmers, que puedan ilustrar lo que estoy planteando: casi el 75% de la población vive en la pobreza, 1.300.000 personas están en situación de hambruna, 3 millones de personas no logran nutrirse de manera equilibrada, casi el 80% de la población es analfabeta, entre otras cifras que son tan dolorosas y que para muestra son de una elocuencia espeluznante. Claro está que para quien tiene un poco de sangre en las venas. Pero, y más allá que Bachelet viajó en algunas oportunidades a Haití, jamás alzó su voz rechazando esos abusos o denunciando esa tragedia. Ignoró en sus múltiples declaraciones sobre la situación haitiana todas las luchas del pueblo haitiano en contra de la MINUSTAH. Entonces, con este historial tan manchado por la sangre de mapuches y de haitianos, con su posición política en total sintonía con el imperialismo norteamericano, no me parece que ella sea la persona indicada para hablar de violaciones de los DD.HH. en ningún lugar del mundo, y mucho menos en Venezuela donde hay un pueblo que lucha por su dignidad, por mantener sus conquistas revolucionarias, en contra del asedio criminal del actual gobierno norteamericano.

Henry Boisrolin

Coordinador del Comité Democrático Haitiano en Argentina

Córdoba, 22 de marzo de 2019

 

http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/03/22/carta-abierta-del-activista-haitiano-henry-boisrolin-a-michelle-bachelet/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s