¿Al Grupo Core le gustaría un baño de sangre?

lyonel_trouillotPuerto Príncipe, Publicado el 2019-10-01 | Le Nouvelliste – He oído con horror el informe de Edmonde Beauzile Supplice sobre la reunión de dirigentes políticos haitianos con el Grupo Core. Saludo el coraje de estos líderes políticos que mantuvieron la misma posición de la población haitiana, la de la imposibilidad y rechazo de cualquier diálogo con Jovenel Moïse, si éste no anuncia su dimisión. Lo que hay de aterrador en esa pretendida posición de principios, que no es más que una licencia para robar y matar, que países que se dicen amigos, darían al gangster Moise/PTHK si mantuvieran esa posición. No puede ser más que una mala broma.

No es la oposición la que no quiere hablar con sus ladrones y asesinos, es el pueblo. La oposición de hoy es este niño de ocho años gritando: Jovenel, lárgate, quiero ir a la escuela, es este funcionario del gobierno al que no le gusta la política pero que grita que nunca ha visto tanta corrupción, es todo el mundo, es esta multitud en una ciudad del norte que lleva un ataúd vacío en la cabeza y celebra el simbólico funeral del presidente fantasma, son estos activistas a los que se les dispara y se les arresta, son estas personas inteligentes en la web que publican anuncios de investigación como: “Delincuente fugitivo, camisa roja, dice que es presidente.” La oposición son los haitianos que han hecho oír sus voces ante el Primer Ministro canadiense; son estos policías los que están cansados de tener que reprimir a sus hermanos; son estos jóvenes de toda condición los que piden el juicio del Petro Caribe. La oposición hoy en día es todo el mundo menos los pocos que se benefician de la corrupción y lideran la represión.

Nunca antes un político había sido tan despreciado y ridiculizado en la historia de este país. Este hombre y su partido han perdido toda credibilidad, todo poder de convocatoria a los ojos de los haitianos. Y los diplomáticos se encargarían de decirles a sus víctimas que deben sentarse con él. ¿En nombre de qué? ¿Una supuesta elección en la que participó menos del 20% de la población? ¿Supuesta continuidad institucional cuando Jovenel Moïse/PHTK han degradado las instituciones?

No hay ninguna razón haitiana para que alguien digno, honesto, dialogue con Jovenel Moses. Y no lo harán. Cualquier apoyo a esta idea de diálogo legitimará la represión y la corrupción y conducirá a una mayor radicalización de la población.

¿Y dónde estaban los amantes de las instituciones cuando Jovenel Moïse y su parlamento violaron sistemáticamente la Constitución, las leyes de la república y los derechos de los ciudadanos? ¿Y qué respeto tienen por la sociedad civil haitiana, los representantes de diferentes religiones, las asociaciones de derechos humanos, los profesores universitarios, las empresas, los sindicatos, la juventud? ¿Han perdido los haitianos el derecho a decidir sobre los asuntos haitianos?

Un político que también ha perdido todo poder de convocatoria, repite la frase aprendida de memoria sobre el apoyo dado a las instituciones y no a la persona. Pero lo que está en juego es la degradación de las instituciones. Una banda se hizo cargo y los destruyó, se trata de desalojarlos para que puedan renacer.

Con el debido respeto a la Sra. Beauzile-Supplice, no quiero creer lo que está reportando. Que los diplomáticos de carrera, representantes de las llamadas democracias, ante una situación de inseguridad, no encuentran mejor pensar que solicitar el diálogo con un FANTOCHE IMPLICADO EN LA CORRUPCIÓN DE UNA INSTITUCIÓN DE ESTADO NACIONAL, y cuyo gobierno está acusado de crímenes de sangre como la masacre de La Saline.

Pedir a este país -y dejar de minimizar las cosas hablando de “la oposición”- que dialogue con Moïse/PHTK es ayudar a mantener las condiciones para más enfrentamientos entre la población y la policía, que se convertirán gradualmente en una herramienta de represión política. Dudo que las sociedades civiles de los países con representantes diplomáticos en Haití apoyen esta política. Más que nunca, la diáspora tiene un papel que desempeñar para concienciar al mundo de lo que está sucediendo en Haití.

Un pueblo que ya no lo soporta, exige una transición y la orientación del país hacia una mayor equidad y equilibrio social, y el fin de un reino de corrupción, de desacralización de las instituciones. Y corresponderá a los ciudadanos de los países representados en Haití preguntar a sus representantes si es cierto que, objetivamente hablando, (se evalúa una política en función de sus consecuencias) apoyan una posición que sólo puede conducir a un baño de sangre. Sólo la renuncia es negociable entre Haití y Jovenel Moïse. Ya se ha dicho varias veces, y cada día se da la triste prueba: la paz volverá cuando Jovenel Moïse haya dimitido, mientras se lo espera más gente muere.

No puede ser más que una mala broma. que le querían hacer a nuestros amigos del Grupo Core.

Por Antoine Lyonel Trouillot
https://lenouvelliste.com/article/207513/le-core-group-voudrait-il-un-bain-de-sang

Traducción del francés Diálogo 2000, para haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s