Soldados de la ONU dejaron en Haití a un centenar de hijos

un_haiti260

Foto de archivo

Puerto Príncipe, 18 dic (Prensa Latina) – Las fuerzas pacificadoras de Naciones Unidas, que entre 2004 y 2017 cumplieron misión en Haití, pudieron dejar atrás a un centenar de hijos, según una reciente investigación académica.

Dos años después del cierre de las misiones de la ONU para la estabilidad y la promoción del Estado de derecho, el periódico norteamericano The New York Times, destapó un estudio que afirma que niñas de tan solo 11 años fueron abusadas sexualmente, y otras quedaron embarazadas.

Los investigadores señalaron que los soldados del organismo internacional ponían unas cuantas monedas en sus manos ‘para dejar caer un bebé’, según los testimonios de unas dos mil 500 personas entrevistadas.

El estudio mostró un rastro de abuso y explotación sexual cerca de las 10 bases de la ONU en el país caribeño. Los hijos de estos soldados se conocían como ‘petit Minustah’ (niños de la Misión de la ONU para la Estabilidad en Haití).

Asimismo, señalan el estigma social con el que luchan los infantes y sus madres, además de la pobreza.

De acuerdo con el diario, el departamento de Operaciones de Mantenimiento de Paz de la ONU, dijo que ‘se tomaba en serio las cuestiones planteadas en el estudio’, y que la lucha contra la explotación y el abuso sexuales cometidos por el personal constituía una de las principales prioridades del secretario general, António Guterres.

Afirmaron que las denuncias disminuyeron desde 2013, sin embargo, no mencionaron las demandas de diversas organizaciones que piden el reconocimiento de los niños.

La Oficina de Abogados Internacionales, con sede en esta capital, presentó demandas de paternidad en nombre de 10 menores, no obstante, hasta la fecha, las madres continúan sin recibir la manutención de los niños.

La semana pasada, organizaciones sociales de Haití celebraron un coloquio que analizó los 15 años de presencia ininterrumpida de las fuerzas de la ONU en el país, y su impacto en la sociedad.

Además de los hijos abandonados, también se les acusa por introducir el cólera, que enfermó a casi 900 mil personas, y cobró oficialmente unas 10 mil vidas, aunque expertos llegan a triplicar esa cifra.

Para Carol Pierre-Jacob, experta en género y comunicación, la Minustah fue una fuerza de ‘ocupación y de dominación política’, que le llevó seis años reconocer su culpabilidad en la epidemia, y permanece sin indemnizar a las víctimas.

En octubre último llegó a su fin la Misión de la ONU para el Apoyo a la Justicia, en uno de los momentos más críticos desde el punto de vista sociopolítico marcado por intensas protestas antigubernamentales y críticas a la injerencia internacional en los asuntos internos del país.

No obstante, la ONU mantiene una oficina de acompañamiento político, que pretende ayudar al Gobierno y a la policía en sus esfuerzos por mantener el orden y el Estado de derecho.

jcm/ane

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s