¡Que se vaya!

Escribo hoy como un simple ciudadano. Quisiera primero saludar a todos los militantes infatigables de coraje que continúan, por todos nosotros, a luchar contra las balas y los gases lacrimógenos de la policía y de las patotas del gobierno.

 

Escribo como ciudadano porque nuestras vidas están en juego. Hoy nadie puede negarse a proteger nuestro país de un peligro que no debemos dudar de nombrarlo como mortal y que lleva el nombre de Jovenel Moïse. De cualquier manera que sea, hay que adherir y apoyar a aquellos que no han cesado de estar en la primera línea, en la oposición, en la prensa y en las calles en las diez provincias de la Nación. 

Sigue leyendo