Correos de Clinton revelan “acciones tras bambalinas” del sector privado y la embajada de USA en Haití en relación a las elecciones

Washington, DC, Centro de Investigaciones Económicas y Políticas CEPR, Haiti Relief and Reconstruction Blog, publicado el 8 de octubre 2015 –

Correos difundidos recientemente desde el servidor privado de Hillary Clinton revelan nuevos detalles de cómo jerarcas de EEUU trabajaron conjuntamente con el sector privado Haitiano forzando a las autoridades Haitianas a cambiar los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de fines de 2010.

Los correos documentando estas “acciones tras bambalinas” fueron publicados como parte de una acción legal en el marco de la “ley de libertad de información” (FOIA).

Los resultado preliminares de la gravemente distorsionada elección fueron divulgados el 7 de diciembre de 2010 y mostraban a Jude Celestin (el delfin de René Preval) y a la profesora universitaria Mirlane Manigat como electos para una ronda de ballotage. El mismo día la embajada de EEUU en Haití emitió un comunicado poniendo en duda la legitimidad de los resultados anunciados.

Tras bambalinas algunos actores clave estaban ya presionando para que Celestin se retirara de la carrera, de acuerdo a los correos electrónicos.

Apenas un día después del anuncio de los resultados primarios el embajador de EEUU en Haití, Kenneth Merten, escribió a Cheryl Mills, Tom Adams y Daniel Restrepo, todos ellos funcionarios clave de la oficina Haití del Departamento de Estado, lo siguiente: “Boulos+sector privado han dicho a RP (René Preval) que Celestin se debería retirar y apoyarían que RP prosiga hasta el 7 de febrero”.

“Esto es grande” añadió el embajador.

“Boulos” es aquí Reginald Boulos, uno de los más grandes industriales de Haití y miembro del Foro Económico del Sector Privado. Significativamente, Boulos también sugirió que apoyarían que Preval permaneciera en el cargo hasta el 7 de febrero pero, con la elección demorada debido al terremoto, el nuevo presidente no podría hacerse cargo del gobierno ese día. Muchos habían exigido la salida prematura de Preval y durante una reunión con jerarcas internacionales el día de la elección Preval fue, incluso, amenazado con la expulsión del país.

El correo electrónico también muestra que Merten estaba en contacto estrecho con la campaña de Michel Martelly. Ya se estaban produciendo protestas en Puerto Príncipe y otras ciudades de Haití. Los manifestantes alegaban que su candidato preferido, Michel Martelly, debería participar del ballotage. Merten dice que se ha contactado con el “campo” de Martelly y que le ha dicho que “debe ir a la radio y llamar a la gente a no saquear. Manifestaciones pacíficas si, saqueos, no”. Otros documentos obtenidos de otra solicitud de FOIA muestran que un grupo clave tras las protestas recibió, después, apoyo de la USAID y continuó jugando un papel en la formación del partido político de Martelly: Parti Haitien Tet Kale.

De acuerdo a la sugerencia de Merten en los correos electrónicos, al día siguiente, la embajada de EEUU emitió un comunicado llamando a la calma y a los actores políticos a “trabajar a través del sistema de recusación electoral de Haití para resolver cualquier diferencia respecto a las elecciones.”

Sin embargo, el mismo e-mail revela que ya se estaba gestionando la salida de Celestin de la carrera aún antes de comenzar cualquier proceso de recusación electoral.

La respuesta de Cheryl Mills al correo de Merten así como la de éste han sido editadas, eliminándose todo, excepto la palabra “Comprendo”.

Posteriormente el gobierno haitiano solicitó que la OEA enviara una misión a Haití para analizar los resultados. La misión, a pesar de que no llevó adelante ningún recuento o prueba estadística, recomendó reemplazar a Celestin por Michel Martelly en el ballotage.

Presión comenzó a montarse sobre el gobierno haitiano a aceptar las recomendaciones. Revocaron las visas de funcionarios del gobierno y el embajador estadounidense en la ONU, Susan Rice, incluso fue tan lejos como para amenazar con cortar la ayuda, a pesar de que el país aún se estaba recuperando del devastador terremoto a principios de año. Mills reenvió a Rice un artículo de AFP sobre la amenaza con un comentario: “Quiero asegurarme que estamos sincronizadas a lo largo de los próximos días sensibles sobre Haití.”

Al final, Hillary Clinton viajó a Haití a fines de enero de 2011 con el fin de aplicar más presión al gobierno. El día antes del viaje, se produjo una discusión dentro del equipo del Departamento de Estado acerca del efecto negativo potencial en la comunidad internacional y los EEUU. Mills reenvió a Clinton un e-mail de Laura (su apellido está borrado pero probablemente se trata de Laura Graham, una funcionaria de la Fundación Clinton) que decía: “Conversamos sobre esto en el avión”.

“Laura”, en una larga nota llena de errores de ortografía, advierte que la comunidad internacional y los EEUU “están siendo golpeados y vistos como villanos”. “Pienso que usted debe considerar una estrategia para asegurarse de que otros elementos de la sociedad haitiana (líderes religiosos, de negocios, etc.) apoyen la solución mms (de Michel Martelly) y salgan a la radio para decir porqué es buena”. Clinton le responde a Mills: “Bill me habló de ésto y está bastante preocupado por lo que haré y diré mañana”.

Mills le responde: “todos lo estamos”. Y sugiere puntos centrales para el discurso del viaje del día siguiente a Haití:

Estamos aquí con un mensaje simple respecto a las elecciones: las voces del pueblo de Haití deben ser escuchadas. Los votos del pueblo de Haití deben ser contados en forma justa. Y el resultado del proceso debe reflejar la voluntad del pueblo de Haití. Este es el único interés de EEUU. Apoyaremos a todos quienes persigan estos objetivos y nos enfrentaremos a todos quienes se opongan a ellos.

A pesar de las preocupaciones acerca de reacciones negativas Clinton tuvo éxito en lograr que Celestin se retirara del ballotage. “Tratamos de resistir; y lo hicimos hasta la visita de Hillary Clinton. Entonces Preval comprendió que no tenía salida y aceptó”. Esto me dijo el primer ministro de entonces en una entrevista hace algún tiempo este año.

Después de una segunda vuelta con una asistencia excepcionalmente baja, Martelly fue proclamado ganador sobre Manigat.

Boulos se apuró a hablar después de la visita de Clinton. En un largo e-mail a Mills el día después de la visita solicitó que su agradecimiento fuera transmitido a la entonces Secretaria de Estado. Boulos se refiere a como las “acciones tras bambalinas” del sector privado jugaron un papel importante en lograr que las elecciones “retomaran el camino debido”; para hacer que Preval “solicitara la misón de la OEA, denunciando públicamente los resultados de la primera vuelta y para convencerlo, recién ayer de mañana (después de una reunión de 3 horas) de abandonar la idea de anular las elecciones.”

Boulos se jacta: “todo el mundo en los círculos diplomáticos y entre los líderes haitianos le confirmará el papel jugado por el Foro Económico del Sector Privado los últimos 6 meses”.

Boulos también pidió que los EEUU continúen apoyándolo a él y a otros miembros de la élite de los negocios haitiana. “Necesitamos su apoyo para continuar construyendo un sector privado fuerte y ético” escribió. El compromiso de construir un sector privado ético es discutible, para decir lo menos. Durante el golpe de estado de 1991-1994 Boulos dirigió una clínica en Cité Soleil financiada por USAID que fue acusada de colaborar con el FRAPH, un escuadrón de la muerte paramilitar responsable de muchas muertes en el barrio.

Más recientemente, en enero de 2006, después del golpe contra el gobierno electo democráticamente, Boulos estuvo entre un grupo de miembros de la élite haitiana que hicieron antesala con la embajada de EEUU para que ésta presionara a las tropas de la ONU para llevar adelante ataques en Cité Soleil y para “dar más municiones a la policía” para hacer lo mismo. De acuerdo al encargado de negocios de EEUU, esto “causará inevitablemente bajas civiles no deseadas”. Un cable del Departamento de Estado afirma: “Boulos comenzó a leer una lista específica de municiones que se necesitan”. Tal como revelan cables de Wikileaks y reflejamos en nuestro nuevo libro “Los archivos de Wikileaks”, el funcionario,Timothy Carney, dió luz verde a la solicitud.

Cinco años después Haíti está nuevamente inmerso en una controversia electoral; y otra vez los EEUU, Boulos y el Foro Económico del Sector Privado juegan un papel estelar. Después de que se realizaran una elecciones legislativas de primera vuelta en medio de acusaciones de fraude y de violencia; tanto el gobierno haitiano como el consejo electoral (CEP) están bajo creciente investigación. Una vez más se han producido protestas llamando a la renuncia del (CEP) y en algunos casos a la anulación de las elecciones.

Esta vez, en lugar de sembrar dudas sobre los resultados los EEUU han apoyado el proceso. La embajadora saliente, Pamela White, ha dicho que las elecciones “no son perfectas pero son aceptables”. Un líder del partido político Vérite (el nuevo partido de Preval) me dijo en agosto: “es 2010 de nuevo, pero en vez de contra Preval es a favor de Martelly”.

El 6 de octubre el secretario de estado John Kerry viajó a Haití para conversar sobre las elecciones con Martelly. Junto a él asistió el nuevo coordinador especial para Haití del Departamento de Estado; Kenneth Merten, quien asumió funciones el 17 de agosto.

Por su parte el Foro Económico del Sector Privado y Reginald Boulos también han apoyado el proceso. Boulos integró una Comisión asesora de presidencia a fines de 2014 que recomendó echar al primer ministro Laurent Lamothe y formar un gobierno de consenso para gobernar Haití hasta las elecciones de ahora. Como parte de este acuerdo el Foro Económico del Sector Privado fue responsabilizado con el nombramiento de uno de los nueve miembros del Consejo Electoral. Consecuentemente, Pierre Louis Opont fue presentado como candidato. Opont había sido director general del CEP en 2010 y reconoció que el Departamento de Estado de EEUU y los observadores de la OEA manipularon los resultados de aquella elección. Ahora es el presidente del nuevo CEP.

En febrero el primer ministro Evans Paul (que también integró la Comisión asesora) se reunió con el Foro Económico del Sector Privado para formar una alianza pública – privada con el fin de crear “un clima que conduzca a unas elecciones libres, justas y democráticas.”

A pesar de que la confianza en el proceso electoral y en la institución responsable de conducirlo se ha deteriorado desde las elecciones del 9 de agosto, Boulos y el Foro Económico del Sector Privado han apoyado públicamente al CEP. En una entrevista con el diario Le Nouvelliste, Boulos afirmó que “es uno de los mejores CEP que hemos tenido”.

El CEP no es perfecto pero es uno que ha hecho lo mejor que ha podido. Tal vez ha cometido muchos errores, pero los ha reconocido”. Boulos continuó declarando al periódico: “He oído que el presidente del CEP ha dicho que el Consejo hará correcciones. Debemos confiar en que las hará”. “El proceso está avanzado, la campaña presidencial marcha bien”, declaró Gregory Brandt, presidente de la agrupación empresarial, en el mismo artículo. Brandt dijo que se reunirá con Opont “la semana que viene”.

La primera ronda de las elecciones presidenciales y la segunda ronda de las legislativas se llevarán a cabo el 25 de octubre.

http://www.cepr.net/blogs/haiti-relief-and-reconstruction-watch/clinton-emails-reveal-behind-the-doors-actions-of-private-sector-and-us-embassy-in-haiti-elections

Traducción del inglés gentileza Coordinadora uruguaya por el retiro de las tropas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s