El Informe disfrazado de la Comisión de Evaluación Electoral “Independiente”

manif anti fraude 18112015Por Leslie Péan, Puerto Príncipe, 4 de enero 2015

Apenas se ha difundido en Haití que el Informe de la Comisión de Evaluación Electoral “independiente” (CEEI) ha sido criticado por la gran prensa internacional. Los tres periódicos más importantes en la costa este de Estados Unidos (Miami Herald, Washington Post y el New York Times), Le Monde en Francia y Le Devoir en Canadá, lo han desnudado y criticado. En Haití, se ha confirmado el sentimiento generalizado entre la población de que las elecciones del 25 de octubre 2015 representa “una vasta operación de fraude electoral planificada [i]”. Hay que tener en cuenta que la CEEI, creada por el propio presidente Michel Martelly, no pudo operar como una verdadera entidad independiente, debido a los conflictos de intereses inherentes a su creación por parte del responsable de los abusos cometidos por el Consejo Electoral Provisional (CEP).

Por lo tanto, la CEEI ha hecho todo lo posible por limitar las opciones, ignorar las violaciones constatadas y pasar por alto la ley. Sus recomendaciones pisotean todo bajo los pies, hasta el progreso de la civilización. Es como si estuviéramos todavía en la sabana. Al hacerlo, se inventaron con urgencia las formas más absurdas de protección para su jefe Sweet Micky. En esencia, la principal recomendación de la CEEI es continuar con la ineficiencia que hace a nuestra desgracia como pueblo: el calbindage. De hecho, el pésimo texto disfrazado como Informe no ofrece ninguna solución viable como se esperaban quienes se hacen ilusiones. Más bien el desencanto y el desaliento. ¿Hay que ver por cuál motivo Gédeón Jean, representante del sector de los derechos humanos, se desmarcó, no firmó el Informe disfrazado y se ha negado a refrendar el traje de Carnaval que se le impuso?

Gédéon Jean justificó su disidencia en el programa “Morning Train” de Radio Zenith, el 4 de enero 2016, y explicó que las conclusiones del Informe no son coherentes con los fraudes observados. En su opinión, el Informe debe llamar para una mayor investigación a través de un recuento y una solicitud de verificación de las actas (PV). Así se explica que Gédeón Jean no está en la foto que muestra la recepción por Martelly del Informe disfrazado de 14 páginas. ¡Los responsables que han infligido tanto daño al pueblo haitiano, con su mascarada electoral, pueden seguir tocando sus instrumentos musicales desafinados desde hace mucho tiempo!

En esta temporada de carnaval, el Informe disfrazado invita a no dudar de su talento, aunque sea maléfico, e insiste en que la gente vaya a las urnas el 17 de enero para instalar un nuevo presidente el 7 de febrero. Por tanto, se entiende que la labor del Consejo Electoral Provisorio (CEP) es considerada aceptable por la CEEI. No es cuestión de que la verdad se ve y los fraudes están expuestos. Como el Coordinador Especial para Haití del Departamento de Estado de Estados Unidos, el ex embajador Kenneth Merten, y Peter F. Mulrean, nuevo embajador de EEUU en Haití, habían señalado perentoriamente. De todos modos, la CEEI reconoce que “la percepción de la injerencia internacional en las grandes decisiones del país, mete confusión en las mentes y desacredita a las autoridades constituidas del país. Todo esto puede llevar al país a una situación incontrolable. [Ii] ”

Dos presidentes por el precio de uno

Las instrucciones de Washington son estrictas, por más que la corrupción electoral salta a la vista. El proceso electoral corrupto recibe la bendición de los embajadores de Estados Unidos Kenneth Marten y Peter F. Mulrean. Su misión es eliminar la espina Martelly del pie de Hillary Clinton y mantener la posición que ésta última tiene por delante de la de sus rivales en las elecciones primarias del Partido Demócrata. Los tutores estadounidenses insisten en que el tema electoral haitiano se resuelva como a ellos les parezca, es decir, antes de las primarias demócratas en el estado de Iowa el 1 de febrero de 2016 y las del estado de New Hampshire el 9 febrero de 2016. Incluso si el futuro debe ser sombrío, sino negro, para Haití, lo importante es no hacerles perder a los estadounidenses la increíble oportunidad de tener “dos presidentes por el precio de uno.”

El proceso electoral corrupto en Haití está afectado por siete plagas como el Apocalipsis. De hecho, la pérdida fue programada el 16 de enero de 2014. En esa fecha, el presidente Martelly publicó en el diario oficial Le Moniteur, la ley que redujo, en el artículo 8, de quinientos (500) a veinte (20), el número de miembros necesario para crear un partido político [iii]. De ahí la asombrosa cantidad de 192 partidos políticos creados hasta el 26 de marzo 2015, de los cuales 166 están aprobados oficialmente. El Presidente Martelly arrastró sus pies durante varios meses antes de publicar esta ley a fin de atrapar mejor a los políticos que no se dieron cuenta a tiempo de la maniobra detrás de esta decisión maquiavélica.

Con el Informe disfrazado, ahora nadie puede alegar ignorancia del fraude ya denunciado por muchos partidos políticos, incluido el G-8, el G-30, Fanmi Lavalas y muchas personalidades de la sociedad civil. No puede encontrarse nada que satisface en las “irregularidades asimilables al fraude [iv]” identificadas por investigadores de la CEEI. En este caso preciso, la CEEI ha denunciado irregularidades y fraudes. No obstante, se mantuvo en el borde del fraude masivo detectado sin recomendar la anulación de las elecciones del 25 de octubre, de un lado, y las sanciones específicas previstas por la ley contra los defraudadores por otro lado. El capital “confianza” del CEP desaparece, porque la punta de oreja del burro disfrazado de león se muestra.

A la par del despilfarro de fondos de los países que han financiado la mascarada electoral, los ciudadanos han sufrido la peor parte de los siguientes atropellos:

1- Más del 57% de los votos registrados no llevan firmas de votantes.
2- Más del 30% de los votos escrutados, no están vinculados a un número de Documento Nacional de Identidad (CIN).
3- Más del 46% de los números en los registros de votantes son falsos.
4. Más del 43% de las actas (PV) controladas llevan raspaduras y cifras modificadas
5- Más del 76% de las irregularidades en las actas controladas no se han registrado en “actas de irregularidad”
6. Más del 39% de los votos emitidos por acta no existen en los padrones electorales
7- 40% de las actas no han sido preparados de acuerdo con los requisitos del Decreto Electoral y son incompletas.

El CEP ha perdido toda credibilidad y de ninguna manera está habilitado para llevar a cabo una segunda ronda. De hecho, tenemos que ir más allá de esta simple constatación. Un enfoque ético exige justicia y no “encontrar rápidamente una solución consensuada para evitar al país un desastre“, como afirma el Informe disfrazado. Una vez más, se propone la impunidad como solución mientras sea la justicia un requisito sine qua non para el progreso social. Es necesario reconocer que los fraudes cometidos por el CEP son delitos que merecen ser castigados conforme a la ley. Los resultados publicados no tienen fiabilidad y el CEP está completamente sellado por la corrupción.

Por un cambio radical de mentalidad

En efecto, los artículos 208 a 219 del Decreto Electoral publicado en el boletín oficial Le Moniteur de fecha 2 de marzo 2015, establecen sanciones específicas para los delitos electorales. Por un lado, para las inscripciones de manera fraudulenta (artículo 210), se prevé trabajo forzado y una multa de cien mil (100.000) gourdes. Por el otro, por los delitos de falsificación de actas, de registros de votantes, de hojas de escrutinio, se prevé la pena de trabajo forzado y una multa de quinientos mil (500.000) a un (1) milló de gourdes (artículo 211). Estos delitos no excluyen otras violaciónes y delitos que son punibles en virtud del Decreto Electoral (Ver Le Moniteur, número especial, Port-au-Prince, 2 de marzo 2015, páginas 52-55).

Las recomendaciones de la CEEI son ilegales porque se desvían del procedimiento básico que consiste en identificar a los culpables y hacer justicia. La falta de coherencia es evidente entre la constatación de la CEEI y las acciones propuestas para resolver los problemas encontrados. Nos encontramos frente al clientelismo tradicional haitiano, el pecado favorito de nuestra tierra que seguimos cometiendo alegremente, pesa a que nos lleva a la decadencia!

La CEEI querrá engañar a todo el mundo al pasar por alto una falla fundamental en nuestra cultura: el calbindage. Es necesario un cambio radical de mentalidad. Se desprende de la lectura de las Recomendaciones que la CEEI no está lista para hacer frente a los problemas que ha identificado. ¡Al contrario! Hay una clara falta de compromiso real, de responsabilidad y determinación. La mistificación es deliberada y organizada.

El Informe disfrazado fragiliza aún más al tejido social al apuntar a algunas malas prácticas sin recomendar sanciones contra los autores. En este sentido, restringe y distiende los derechos fundamentales que hacen de la persona un ciudadano y que las elecciones se supone sirven para reforzar. Esto es un golpe duro a la razón elemental, pero también y sobre todo a lo que queda de la dignidad haitiana.

“En esa fecha, el presidente Martelly publicó en el diario oficial Le Moniteur, la ley que redujo, en el artículo 8, de quinientos (500) a veinte (20), el número de miembros necesario para crear un partido político [iii]. De ahí la asombrosa cantidad de 192 partidos políticos creados hasta el 26 de marzo 2015, de los cuales 166 están aprobados oficialmente.” 

Fortalecer y ampliar las protestas

El Informe disfrazado no ofrece ninguna medida seria de remediación. En este sentido, refleja las instrucciones del embajador de Estados Unidos Peter F. Mulrean, que dijo que lo importante es el proceso. ¡No puede haberlo dicho mejor! Los bandidos legales lo habían entendido y confiscaron el proceso electoral hace mucho tiempo con el fin de mantener el poder celosamente. Mediante la creación de una multitud de partidos políticos falsos, la invención de miles de mandatarios que votan el día de las elecciones, el logro de hacer tragar todas estas serpientes a una población zombificada. Proceder exitoso primero el 9 de agosto y después el 25 de octubre gracias a las redes mafiosas que los protegen. Haití se ha convertido en un gran circo donde los reyes y reinas de Carnaval entretienen a la galería mientras obligan a los espectadores a mirarles y a aplaudir.

Nos negamos a entender que el pensamiento arcaico que impone un compromiso entre verdugo y víctima nos cuesta muy caro desde hace ya 212 años. El resultado es la demonización de Haití y la desaparición de toda perspectiva de futuro. Este pensamiento servil conduce a modos de acción que se traslucen en las recomendaciones del Informe disfrazado. Esto es lo que explica porque los resultados fraudulentos de las elecciones parlamentarias y municipales no serán objeto de ninguna consideración por la CEEI. Tengan en cuenta también que la comunidad internacional ha aplicado estándares diferentes para la evaluación de las elecciones parlamentarias y municipales de los utilizados para la presidencial.

En 2010, esto dió un conjunto de instituciones incapaces de funcionar según los estándares democráticos habituales. La comunidad internacional ahora reproduce esta forma de hacer esto intencionalmente, y pasa como una carta al buzón. Los haitianos deben aceptar los resultados del CEP, como tal, si no quieren enfrentarse con los matadores reales. Así entendemos por qué el Centro de Tabulación de Votos es denunciado como Centro de Tribulación de Votos. Las fuerzas del status quo en los rincones más remotos se oponen a que las cosas queden claras. No es cuestión de dejar que los avances científicos permiten un huevo duro recuperar su estado líquido original, tal como lo hicieron científicos de universidades de California y Australia el año pasado.

Por último, la luz proyectada sobre los crímenes cometidos por el CEP ha sido posible gracias a la movilización de todos los demócratas y progresistas. Son las manifestaciones públicas de los últimos tres meses que obligaron a los bandidos legales a levantar una punta del velo. Se encontrará la cura definitiva para el cáncer que corroe la sociedad haitiana con el fortalecimiento y la ampliación de las protestas a todos los sectores de la población. El llamado debe ser entonces a la movilización general y continua. Como el G-8 ha demostrado, la disciplina táctica debe prevalecer, avanzando en apretadas filas. En la coyuntura actual, el viejo refrán criollo es de rigor: “Di djab bonjou l’ap manje w’, pa di l’ bonjou l’ap manje w’.” (Saludar al diablo, él te devora; no saludar él te devora). Hay que patearle entonces el culo.

Es importante obligar a las autoridades judiciales a aplicar las sanciones que el propio gobierno inscribió en el decreto electoral. Surge ahora una pregunta: ¿el gobierno preveía esas sanciones para engañar o tenía la intención de hacer las cosas bien? Ahora está claro que desde el vamos la intención era estafar impunemente. El tanque séptico está lleno y rebosante de 100%, 200% y 400% de los desechos con el que Sweet Micky, convertido en presidente Michel Mal Éli, ha producido tres CDs que dan náusea.

[i] Solidarite Fanm Ayisyen (SOFA), Consejo Nacional de Observación Electoral (CNO), Consejo haitiano de actores no estatales (CONHANE), Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), Elección 25 de octubre 2015: una vasta operación de fraude electoral planificada, Port-au-Prince, 12 de noviembre 2015

[ii] Comisión de Evaluación Electoral “independiente” (CEEI), Informe de la Comisión, Kinam Hotel, Pétion-Ville 2 de enero, 2016, p. 2.

[iii] “Ley sobre la formación, el funcionamiento y la financiación de los partidos políticos”, Le Moniteur, Año 169, n° 10, Port-au-Prince, Jueves, 16 de enero 2014, p. 4.

[iv] Comisión de Evaluación Electoral “independiente” (CEEI), Informe de la Comisión, op. cit. p. 10.

http://elsie-news.over-blog.com/2016/01/le-rapport-deguise-de-la-commission-d-evaluation-electorale-independante-ceei-par-leslie-pean.html

Traducción del francés gentileza Diálogo 2000.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s