El G8 condena carácter anti-pueblo y antidemocrático del supuesto acuerdo entre el presidente Joseph Michel Martelly y algunos parlamentarios.

Puerto Príncipe, Radiotelevision Caraibes, 6/2/16, 17 hs –

El grupo de candidatos presidenciales participantes en el proceso electoral comúnmente llamado Grupo de los 8 (G-8), tomó conocimiento, a través de la prensa, de la firma de un supuesto acuerdo entre el presidente Michel Joseph Martelly y el senador Jocelerme Privert y el diputado Cholzer Chaney actuando en nombre del Parlamento, que es parte del problema.

El G-8 nota que este supuesto acuerdo intenta validar las elecciones de 2015 como si fueran regulares, sin tener en cuenta las protestas populares que dieron lugar a numerosas víctimas en el seno del pueblo demandante y daños materiales a empresas. Se trata de una provocación, de un desprecio inaceptable de parte de los firmantes del supuesto convenio hacia las masas populares y campesinas así como también las clases medias.El G-8 condena las maniobras groseras de ciertos actores que, en un intento de justificarse, emprenden de manera poco saludable y sin vergüenza, una campaña de desinformación contra el G8 afirmando que tuvo lugar una reunión entre el G-8 y el presidente Michel Joseph Martelly con miras a disolver el parlamento. El G-8 no es un grupo clandestino: todas sus posiciones son públicas.

Los críticos del G-8 también sugieren que el G-8 apoya al Presidente de la Corte de Casación, el Sr. Jules Cantave, cuyo mandato venció en diciembre de 2015. Además que sea falso, el G-8 nunca ha mencionado el nombre de un juez en su propuesta, pero siempre ha planteado que sea “el presidente del Tribunal Supremo o en su defecto el vicepresidente o el juez de mayor rango”. ¿Qué juez del Tribunal Supremo, con el mandato caducado, puede seguir sirviendo, para tomar decisiones en nombre de la República, la ley y la justicia? ¿Cuál sería el destino de las decisiones de este juez del Tribunal? ¡Qué disparate!

Esa gente también afirman que los jueces del Tribunal Supremo que han servido durante seis, siete o más años fueron mal designados. Sin embargo, los defensores de este punto de vista promueven para la elección como presidente de un senador prendado de inhabilitación absoluta porque entró en el Senado sin l adescarga obligatoria de sus funciones, un responsable de la falsificación de la constitución enmendada. ¡Qué farsa!

El G8 renueva su propuesta para salir de la crisis a través del Tribunal Supremo y contesta la propuesta del presidente Michel Joseph Martelly, del senador Jocelerme Privert y de Cholzer Chancy por las siguientes razones:

1. El Parlamento es parte de la crisis y no puede, como consecuencia, decidir la solución;

2. Este supuesto acuerdo es la posición de una franja de la Internacional con el apoyo de las clases dominantes y sus servidores;

3. Este supuesto acuerdo intenta validar sin problemas las elecciones de 2015 sin ninguna consideración por el pueblo que protesta;

4. Este supuesto acuerdo no simboliza ninguna esperanza para las masas populares y campesinas, ni para la clase media;

5. Este supuesto acuerdo no toma en cuenta el consenso general alcanzado en la sociedad para confiar el poder al Tribunal Supremo, que siempre ha mostrado desinterés por la función política y que siempre ha jugado un papel positivo en materia de la solución de crisis política;

6. Este presunto acuerdo busca posponer una crisis que de una vez debe ser resuelta;

7. Se llegó a este supuesto acuerdo al mismo tiempo que ex soldados fueron desplegados por el poder para bloquear los impulsos democráticos del pueblo de Haití. Los firmantes de este supuesto acuerdo aprueban esta táctica al guardar silencio en su propuesta respecto a un evento tan grave producido justo el día de su acuerdo;

8. Este supuesto acuerdo tiende a recompensar al gobierno de turno culpable de malversación de fondos públicos en favor de los candidatos del poder en el curso de estas elecciones;

9. Los presidentes de las dos cámaras no pueden comprometer los conjuntos sin un voto mayoritario anterior;

10. Los acuerdos políticos entre los poderes ejecutivos y legislativos no están previstos por la Constitución.

El G8 reafirma su compromiso de buscar junto con el pueblo demandante una solución consensuada capaz de hacer renacer la esperanza y llevar tranquilidad a las calles.

El G8 renueva una vez más su firme e inquebrantable voluntad de seguir acompañando al pueblo haitiano en la defensa de sus justas reivindicaciones.

El G8 apoya las manifestaciones populares pacíficas realizadas a través de todo el país con el fin de obligar a las autoridades estatales a respetar el veredicto de las urnas.

Más que nunca Unidos y Solidarios, el G8 reitera su determinación de hacer todo lo posible, en el marco de la ley, para hacer respetar la voluntad popular.

Hecho en Puerto Príncipe el 6 de febrero de 2016

http://www.radiotelevisioncaraibes.com/presse/le_g-8_condamne_le_caract_re_anti-peuple_et_antid_mocratique_du.html

Traducción del francés Diálogo 2000 – JS Argentina, por http://haitinominustah.info