Disculpas incompletas de la ONU a Haití

ban-ki-moon-un-secretary-general-696x392Haïti Liberté, por Kim Ives, 7/12/16 – El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, quien se retirará a finales de este mes, hizo su disculpa explícita por el papel y la responsabilidad de la ONU en la epidemia de cólera de Haití, la peor del mundo.

Sin embargo, en su pomposo discurso de 1 de diciembre ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, Ban quedó corto al no reconocer que los soldados de la ONU, que ocupan militarmente a Haití desde 2004, introdujeron la mortal enfermedad bacteriana en el país en 2010.

“En nombre de las Naciones Unidas, quiero decir muy claramente: pedimos disculpas al pueblo haitiano”, dijo Ban en el centro de su largo discurso en francés, inglés y creol. “Simplemente no hicimos lo suficiente respecto al brote de cólera y su propagación en Haití. Estamos profundamente arrepentidos de nuestro papel”.

El Relator Especial de la ONU, Philip Alston, cuyo informe mordaz en agosto puso a Ban en el banquillo, calificó el discurso de “disculpa a medias”.

“Se disculpa de que la ONU no haya hecho más para erradicar el cólera, pero no por causar la enfermedad en primer lugar”, dijo Alston al Guardian.

La epidemia comenzó cuando las aguas servidas infectadas de cólera de los soldados de la ONU de Nepal terminaron en las fuentes del río más importante de Haití, el Artibonite. Dentro de un año, se había extendido por todo el país. Hasta la fecha, el cólera ha matado a unos 10.000 haitianos y enfermado un millón.

La “media disculpa” de última hora de Ban se produce después de una campaña implacable de demandas judiciales, protestas populares,cartas, condenas de celebridades y un torrente de informes de prensa, libros y películas.

La cruzada legal comenzó el 3 de noviembre de 2011, cuando abogados del Instituto para la Justicia y la Democracia en Haití (IJDH), con sede en Boston, presentaron una demanda dentro del sistema interno de agravios de la ONU para obtener una compensación para las víctimas del cólera en Haití y la construcción de sistemas modernos de agua y saneamiento. Fueron rechazados en febrero de 2013, un año y medio más tarde, con un documento de dos páginas afirmando simplemente que las reclamaciones eran “no admisibles” porque la ONU goza de inmunidad legal.

cholera-in-haiti

Una joven víctima del cólera en un hospital de Gonaïves en noviembre de 2010, cuando el cólera introducido por la ONU estaba explotando en Haití. Hoy, las víctimas del cólera de Haití quieren “erradicación y compensación”.

Durante los tres años siguientes, la IJDH, junto con otros equipos legales, intentó demandar a la ONU en los tribunales del Estado de Nueva York, pero en las decisiones de 2015 y 2016, tanto de distrito como los tribunales de apelación, respaldaron la inmunidad legal de la ONU (La ONU nunca se dignó aparecer).

Pero como señaló el abogado Brian Concannon, Jr., director ejecutivo de la IJDH: “Cada vez que tenían una victoria en la corte apoyando su supuesta inmunidad legal, se convertía en un desastre de relaciones públicas debido a la cobertura negativa de la prensa y su amplificación por redes  sociales.”

Como señaló el Relator Especial Alston, la ONU empleaba una estrategia de “obstáculo” y “doble rasero” que “socava tanto la credibilidad general de la ONU y también de la integridad de la Oficina del Secretario General”.

Es cierto que las tropas de la Misión de las Naciones Unidas para Estabilización de Haití (MINUSTAH) “no hicieron lo suficiente” para detener la propagación del cólera desde el valle central de Artibonite donde emergió. Como dijo a Haïti Liberté un veterano médico cubano que combatió el cólera cuando la epidemia comenzó en octubre de 2010: “Hacen exactamente lo que está mal” al admitir pacientes de cólera en hospitales generales y clínicas y no sellar el área del brote.

La disculpa de Ban, similar a su gira de Haití en el 2014, con declaraciones que hablan del “deber moral” de la ONU de combatir el cólera, busca reparar la cruda credibilidad de la ONU y el legado de Ban, evitando cualquier verdadera responsabilidad y obligaciones legales.

“Ahora reconocemos que teníamos un papel en esto, pero ir hasta el punto de asumir la plena responsabilidad por todo es un paso que no sería posible para nosotros”, dijo el Secretario General Adjunto Jan Eliasson.

Para endulzar el acuerdo, Ban prometió (aunque ya no estará para verlo) que la ONU trataría de recaudar “unos 400 millones de dólares en dos años” para apoyar esfuerzos como una campaña de vacunación contra el cólera (que la bióloga / periodista haitiana Dady Chery ha condenado como “Inútil”), así como “mejoras en el acceso de las personas a la atención y el tratamiento cuando están enfermos, al mismo tiempo que abordan las cuestiones a largo plazo de agua, saneamiento y sistemas de salud”. Este último paso es la única manera de detener la propagación del cólera.

Las antiguas campañas de lucha contra el cólera de la ONU han sido claramente insatisfactorias, llegando sólo al 18% de los U$S 2.100 millones del plan de “Eliminación del Cólera” de  desde 2013-2022. Como Concannon dijo en una conferencia telefónica del 2 de diciembre, “tan duro como hemos luchamos para lograr esas promesas, tendremos que luchar aún más para que se cumplan”.

“Durante seis años, la ONU ha estado diciendo que no tiene el dinero”, continuó Concannon.

“Hemos dicho que han estado gastando entre $ 400 a $ 800 millones al año durante más de 12 años para una ‘misión de mantenimiento de paz’ en un país que no ha tenido una guerra en su vida … Desde que comenzó la epidemia de cólera, La MINUSTAH ha gastado más de 4.000 millones de dólares, y creemos que es un argumento poderoso para esgrimir cuando la ONU dice que no tiene dinero para una epidemia de cólera que ella comenzó, mientras que destinan mucho dinero para una ‘grave amenaza contra la paz internacional’ que nunca existió”.

De hecho, queda por ver si la ONU utilizará sus nuevas promesas de lucha contra el cólera para prolongar el mandato de la muy poco popular de MINUSTAH, que originalmente se propuso desplegar por sólo seis meses en 2004. Su última prórroga de seis meses vence en abril de 2017, cuando la misión se someterá a una “evaluación estratégica”, dijo Ban en agosto.

En relación con su discurso del 1 de diciembre, Ban dio un informe del 25 de noviembre a la Asamblea General titulado “Un nuevo enfoque para el cólera en Haití”. En él, se refirió a un informe del panel médico de 2013 encargado por la ONU que declaró que “La fuente exacta de la introducción del cólera en Haití nunca será conocida con certeza científica”, sin embargo “la preponderancia de la evidencia y el peso de la evidencia circunstancial lleva a la conclusión de que el personal asociado con el Mirebalais MINUSTAH fue la fuente más probable”. Esta es lo más cercano que llegó Ban a una admisión real de la culpa de una epidemia cuya fuente “nunca se sabrá con certeza científica “.

“Estamos avanzando, pero no hemos terminado”, dijo Jean-Charles August, profesor de Petit-Goâve, una de las víctimas del cólera representada por IJDH y su hermana International Lawyers Bureau (BAI) en Haití.“Queremos erradicación y compensación”.

“Esto es más un comienzo que un fin en términos de nuestra lucha”, dijo Concannon en la conferencia telefónica de abogados, activistas y periodistas. En las próximas semanas y meses, la IJDH, junto con el gobierno de Haití y otros, estarán en negociaciones con la ONU para saber exactamente cómo debe producirse la “erradicación y compensación”. El actual embajador haitiano de la ONU, Jean Wesley Cazeau, aplaudió el “cambio radical de actitud” de Ban y esperaba resultados concretos.

Como resumió la situación un editorial de 5 de diciembre del New York Daily News: “Desde ahora y con urgencia: un cálculo práctico para deshacer el daño hecho”.

En pocas palabras, sólo el tiempo dirá si el gesto de despedida de Ban refleja un compromiso genuino de la ONU para compensar al pueblo haitiano y erradicar el cólera, o si simplemente fue una finta para continuar el vergonzoso recorrido de la ONU desde Corea a Afganistán o Haití, dejando muerte y destrucción en los países que invade (a instancias de Washington) para, supuestamente, ayudar.

Foto: Ciudadanos haitianos acusan a la ONU de llevar el cólera – AFP/ Archivo

Fuente:  http://blogs.ffyh.unc.edu.ar/antropologia/files/2016/12/1.pdf

Original: http://haitiliberte.com/the-uns-incomplete-apology-to-haiti/

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s