Balance trágico de un Estado a la deriva!

haiti-liberte-logoEditorial / Por Berthony Dupont / Haïti Liberté /  15 de febrero de 2017 – Haití aún vive, justo después de la instalación del nuevo presidente Jovenel Moïse, un momento de gran barbarie económica y política, de orden histórica. Los nuevos líderes ya empiezan a desilusionar, los jefes todopoderosos que se dedicaban a amargas rivalidades ahora siquiera llegan a ponerse de acuerdo sobre la distribución de los puestos.

El país carece de medios, con un crecimiento económico negativo, por no hablar de las condiciones de vida de la población que no hacen más que deteriorarse cada vez más. Hoy en día, el espectro de la hambruna amenaza a los habitantes más pobres del país, especialmente las de Grande Anse, las últimas víctimas del ciclón cuya destrucción fue la más devastadora que el país ha conocido, con su cortejo de luto. Y la pesadilla está lejos de terminar. Pero a pesar de esta trágica conclusión que traumatiza todo el Sur, el opio del carnaval será servido al público.

La destitución de las grandes masas del país no tiene comparación con el enriquecimiento insolente de los poderosos. Las carencias son flagrantes en todas las áreas, incluyendo hospitales, centros de salud, empujando a los trabajadores de salud a la huelga para exigir una mejoría en sus condiciones de vida.

También parece, según un esquema ya clásico desde la ocupación del país por las fuerzas de la MINUSTAH, que los gobiernos de turno han hecho de las elecciones un medio de promoción de dinero, del carnaval un programa para el apaciguamiento de los espíritus. Estos esquemas surgidos de 2004, no contentos de saquear los recursos de la nación, además se han atracado a las colas del imperialismo, bien lejos de cualquier base de la independencia nacional.

Recientemente, el Ministro de Economía y Finanzas renunciante, Yves Romain Bastien, en una entrevista con Radio Metropole difundida por el diario más antiguo del país, Le Nouvelliste, el 6 de febrero de 2017, informó que el maná del Fondo Petrocaribe ya no existe; ya que no aporta más, desde hace más de un año, el mismo pacto. Estima que Haití está cosechando lo que ha sembrado. ¡Qué original! “Nosotros ahora estamos pagando el precio, ya que para dar servicio a la deuda tenemos que disponer cada mes de 8 millones de dólares estadounidenses.” ¿Quién tiene la culpa, Sr. Bastien? No sería para nada Ud.?

Para quien lo entiende, es el clima político que reina en el país, después de la trama urdida por los poderes tutores para ocuparnos bajo la cobertura de las fuerzas de las Naciones Unidas que nos mantienen sumidos en esta atmósfera, tan preocupante como peligrosa; visto que las complicidades de las cuales disponen son realmente asombrosas. La ironía de esto es que el nuevo gobierno no ve nada más en esta ocupación que un dispositivo puesto en funcionamiento para mejor asegurar su propia supervivencia; mientras persiste el insulto a la soberanía del país, de modo que el cambio parece más a la prolongación del status quo que a cualquier otra cosa.

Esto es un fracaso grave con consecuencias para el futuro del país, y no de poco importe como pretenden algunos dirigentes de los partidos políticos que se están preparando para hacer una oposición cualquiera, sin duda de camuflaje. Una forma clásica de cerrar los ojos y decir que van a dejar hacer, darle a Jovenel y su camarilla la oportunidad y el tiempo – al igual que a Michel Martelly – para terminar su mandato y esperar las próximas carreras electorales. No se hacen ningún problema por saber que cada día que pasa se hipoteca un poco más las posibilidades de supervivencia del país. Pero ¿no deberían ellos evitar esta pesada caída al país? Así, tras el fracaso total de PHTK, y dada la podredumbre del poder, no será un gran problema remontar la pendiente y rehacer la marca del país? ¿No será tal vez demasiado tarde?

Este balance, no se puede calificar de negativo, ya que es desastroso y trágico. Todo pasa como si, objetivamente, todos le hiciéramos el juego a las fuerzas reaccionarias e imperialistas y nos negáramos a arrebatar, antes de que sea demasiado tarde, de las manos de esos vendedores de la patria, el poder que han robado electoralmente.

El país es un enorme campo de descontento sordo. El pueblo, después de diversas privaciones y mil frustraciones, ha visto desvanecer a sus costes, prácticamente todas las oportunidades para salir adelante. Pero sin duda va salir algún día, endurecido por esta dura prueba que le habilita para construir y organizar la última batalla por la liberación total de nuestro país.

http://haitiliberte.com/tragique-bilan-dun-etat-en-derive/

Traducción del francés Diálogo 2000-JS/Argentina, por https://haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s