La misión de la ONU en Haití: del mantenimiento de la paz a un enfoque de desarrollo

image1170x530cropped

ONU/Manuel Elias Jean-Pierre Lacroix, jefe de las operaciones de mantenimiento de la paz.

ONU, NY, 3 Abril 2018 – El jefe de las operaciones de mantenimiento de la paz, Jean Pierre Lacroix, advirtió que la transición podría verse minada por la inseguridad económica y la exclusión social de los jóvenes y los más vulnerables.

Tras terminar con la presencia militar de cascos azules en Haití, las Naciones Unidas están trabajando para pasar a ejecutar una misión de desarrollo sostenible y este miércoles el Consejo de Seguridad recibió el primer informe sobre este proceso. 

Jean Pierre Lacroix, quien visitó Haití en marzo, declaró que la Misión para el Apoyo a la Justicia en Haití está en pleno funcionamiento y aplicando activamente su mandato, que comenzó en octubre del año pasado.

“Su presencia civil se concentra en el área metropolitana de Puerto Príncipe, con equipos móviles multidisciplinarios que monitorean el desarrollo político y del estado de derecho y se relacionan regularmente con las comunidades locales y las partes interesadas en los diez departamentos de Haití. Este modelo de despliegue está vinculado a una huella ligera y no intrusiva, al tiempo que crea un canal de comunicación regular con la población haitiana en todo el país”, indicó el secretario general adjunto para las operaciones de mantenimiento de la paz.

Lacroix recalcó que el principal objetivo de la nueva misión es consolidar la estabilidad y la seguridad en el país a largo plazo, por lo que se necesita más que la ley se aplique de forma firme y se respeten los derechos humanos.

A pesar de la retirada de los cascos azules, la Misión se ha comprometido a ayudar a la Policía Nacional Haitiana a través de un programa de formación y asesoramiento, así como ha comenzado a apoyar a los dos cuerpos reguladores del poder judicial en el fortalecimiento de la rendición de cuentas.

“Otras áreas clave de apoyo de la Misión están dedicadas a ayudar a frenar la detención preventiva prolongada y el hacinamiento en las cárceles”, explicó Lacroix.

Los desafíos

Lacroix advirtió que las debilidades de las instituciones del estado de derecho continúan generando múltiples desafíos de derechos humanos y fomentando la cultura de la impunidad. Por lo tanto, las prioridades de la Misión en este ámbito incluyen fortalecer las instituciones nacionales de derechos humanos para garantizar el debido proceso y el acceso a la justicia, mejorar la protección de las mujeres y los niños, y luchar contra la violencia sexual y de género.

“Debemos tener en cuenta que los desafíos y riesgos permanecen, especialmente mientras nos preparamos para una transición del mantenimiento de la paz al desarrollo. Haití ha recorrido un largo camino para lograr la relativa estabilidad política y de seguridad que ahora disfruta, pero las persistentes incertidumbres económicas, que pueden dar lugar a exclusión social, especialmente de los jóvenes y los más vulnerables, pueden socavar este progreso”, declaró.

El secretario general adjunto recalcó la importancia de mantener una buena relación con el Gobierno y resaltó el apoyo del presidente Moïse, del que fue testigo durante su reciente visita al país.

“Es necesario un diálogo franco, abierto y respetuoso con las partes nacionales interesadas para permitir la colaboración positiva en todos los niveles y así lograr un cambio efectivo”, señaló.

Hacia una retirada de la Misión

Jean Pierre Lacroix expresó ante el Consejo que, si bien la prioridad de la Misión continúa siendo alcanzar logros, ya se ha comenzado a preparar una transición hacia una labor distinta de la de mantenimiento de la paz.

Agregó que la estrategia para que esto suceda buscará anticipar y mitigar cualquier brecha que pueda surgir de la retirada y que esperaba con interés la estrecha colaboración entre el Gobierno haitiano y otros socios para garantizar el éxito de esta transición.

“Una salida ampliamente consultada, basada en puntos de referencia, sigue siendo el enfoque correcto para preservar la estabilización y consolidación de la paz que se ha logrado durante una década en Haití. Estamos decididos a garantizar, dentro del plazo general ya indicado por el Consejo, que la Misión sea la última operación de mantenimiento de la pazdesplegada en Haití”, concluyó Lacroix.

La Misión de Apoyo a la Justicia de las Naciones Unidas en Haití (MINUJUSTH) sucedió a la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH), que concluyó su mandato de trece años el 15 de octubre de 2017.

La nueva misión fue establecida con la Resolución 2350 del Consejo de Seguridad, adoptada por unanimidad en abril de 2017 por un período inicial de seis meses y hasta el 15 de abril de 2018.

La MINUJUSTH comprende siete Unidades Policiales Formadas con un total de 980 miembros de FPU, 295 Oficiales de individuales y 351 civiles de personal internacional y nacional.

https://news.un.org/es/story/2018/04/1430291

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s