Carta abierta de Escritoras y Escritores haitianos a la Nación

208160_800x600_crop_56a97b0be7bfc-620x400Ciudadanas, Ciudadanos,
No estamos de acuerdo con la forma en que somos gobernados. Hoy todos estamos convencidos de ello. Este poderoso consenso conlleva una ola que comenzó hace unos meses y que no se detendrá. El espectáculo degradante que el Presidente de la República, el Gobierno y la mayoría parlamentaria dan a la Nación y al mundo es vergonzoso. Estamos experimentando de primera mano la derrota de un gobierno obsoleto, sólo preocupado por salvar sus privilegios y su botín mal adquirido sobre la espalda de la nación.

Estamos indignados. Pero es una señal de que estamos vivos y pugnaciosos. Este descenso a los infiernos de la nación es el resultado de un sistema social basado en la exclusión y el desbordamiento de las desigualdades traducidas a la política a través de una sucesión de regímenes o intentos autoritarios, lejos de cualquier principio de equidad y justicia social. No lo queremos más.

Saludamos la valentía de los hombres y mujeres de este país, en particular de los jóvenes que se niegan a rendirse por miles, luchando contra la oscuridad que quiere cubrirnos. Y la calle rebelde, incandescente e impredecible vierte esporádicamente sus flujos de rabia y frustración legítima a través de las ciudades. Gritando: Ya no podemos tener hambre. Ya no podemos sufrir la negación de nuestras necesidades básicas mientras nos están despojando.

En la vida de cada pueblo llegan los momentos en que debe comprometerse su historia y su destino. Es hora de cambiar. Unimos nuestras voces a las de quienes piden la dimisión del Presidente de la República. Pero seamos claros desde el principio, no se puede lograr una transformación sostenible de nuestra sociedad sin tener en cuenta los valores y principios que por sí solos pueden garantizar el surgimiento de una sociedad más justa, solidaria y fraterna.

Ninguna construcción democrática es posible en Haití sin la reducción de las desigualdades, sin una nueva ética y medios para apoyar el servicio público en la mejora del bien común.

Ayudando a construir esta democracia pero sobre todo creyendo que es una construcción posible, esta es nuestra lucha.

Por el momento, nos corresponde a nosotros tomar las decisiones necesarias sin perder más tiempo y en unidad.

La fuerza viene de la unidad. Construyamos esta unión allí. Tomemos en serio las propuestas de nuestros representantes económicos y sociales, religiosos, comunitarios y asociativos. Construyamos un gobierno de unidad nacional. Construyamos una estrategia prioritaria para la recuperación del Estado de Derecho. Hemos estado hablando de una conferencia nacional y de una asamblea general durante mucho tiempo. Pero nada de esto será posible si no hay confianza alrededor de la mesa. Tengamos el valor de decir en voz alta dónde está el problema. La desconfianza, los celos, las rivalidades, la cólera, la sed material nos dividen y nos paralizan por encima de todo. Construyamos confianza y tolerancia para avanzar hacia soluciones que sean similares a las nuestras y nos unan.

El primer acto que puede restablecer la confianza es la legítima celebración del juicio de PetroCaribe. Un paso esencial en nuestro proceso de transformación. Petrocaribe será la prueba de nuestros dolores que no pudimos evacuar juntos después del 12 de enero de 2010. Este será el juicio de todos los genocidios esparcidos a lo largo de nuestra historia, esos muertos que esperan que los liberemos de nuestra memoria dormida. El juicio de Petrocaribe será sobre todo una oportunidad para que todos los haitianos cuestionen la relación que tenemos con el bien público, que pertenece a todos y es bueno para todos.
Y luego, preparémonos para votar cuando llegue el momento. Preparémonos para votar hoy, pero sobre la base de políticas, estrategias y programas de interés nacional y local, a los que habremos contribuido individual y colectivamente, en particular en el marco de nuestras organizaciones institucionales, profesionales y comunitarias.

La palabra que salva hoy es juntos. Nuestros jóvenes lo han entendido. La palabra supervivencia es relación. Relación entre generaciones. Relación entre barrios. Relación entre grupos sectoriales, sociales y profesionales. Que las niñas y mujeres de Haití continúen su progreso hacia territorios sociales y políticos como estas mujeres en Sudán, en el corazón de la revuelta contra un régimen criticado. Juntos sin falsa modestia. Despojados de nuestros egos demasiado pesados para nuestras vidas. Relación con nuestros hermanos y hermanas haitianos de la diáspora que sufren con nosotros, que quieren participar con nosotros en la gran reconstrucción de nuestra sociedad. No nos queda mucho tiempo. Ya no se trata de adaptarse a un sistema que ya no funciona. No más callarse y pretender que las cosas cambiarán como si fuera algo natural.

Ciudadanas, ciudadanos,
Los escritores haitianos queremos seguir siendo útiles a la nación manteniendo viva la palabra que alerta, cuestiona, critica y crea conciencia crítica. Queremos un estado de derecho que nos garantice un verdadero e histórico juicio a Petrocaribe. Queremos verdaderos proyectos sociales para las poblaciones vulnerables. Queremos políticas públicas coherentes que promuevan la producción nacional, la inversión, la educación para todos, las libertades individuales, la libertad de expresión, la cultura…. Invitamos a todos a desempeñar su papel como ciudadanos y trabajar por el Haití que queremos.

Guy Régis Jr.
James Noël
Néhémy Pierre Dahomey
Marie Andrée Etienne
Frank Étienne
Evelyne Trouillot
Verly Dabel
Jean D’Amérique
Lyonel Trouillot
Dieulermesson Petit-Frère
Barbara Prezeau Stefenson
Gary Klang
Kettly Mars
Jacques Adler Jean Pierre
André Fouad
Yanick Lahens
Gary Victor
Béo Monteau
Jean-Robert Léonidas
Verly Dabel
Mirline Pierre
Elsie Suréna
Anthony Phelps
Guy Gérald Ménard
Eddy Toussaint Tontongi
Faubert Bolivar
Makenzy Orcel
Stephane Martelly

Puerto Príncipe, 12 de junio de 2019

 

Texto recibido de sus autores.

Traducción del francés Diálogo 2000, para haitinominustah.info

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s