Brigada internacionalista provee agua a comunidades rurales de Haití

Puerto Príncipe, 31 jul (Prensa Latina) En Moustrouis, 67 kilómetros al norte de la capital de Haití, la brigada internacionalista Dessalines impulsa desde hace una década un proyecto a pequeña escala para llevar agua potable a las comunidades.
Aún su impacto no es masivo, sin embargo, centenares de campesinos se benefician con esta iniciativa, explicó a Prensa Latina Lautaro Rivara, integrante de la organización, que agrupa a movimientos países de varios países de América Latina.

Precisó que el proyecto inició en 2009, y primero trabajó en la captación de agua, porque ‘hasta hoy en el país es un gran problema, sobre todo en zonas rurales el acceso a agua de calidad, potable y para el consumo humano’.

Actualmente, cerca del 42 por ciento de la población haitiana carece de acceso al agua potable, y más del 25 por ciento precisa de los servicios del sector privado para acceder al preciado líquido.

De acuerdo con Rivara, el proyecto consta de un proceso de canalización de agua de calidad que llega desde una comunidad de la montaña. ‘La idea es que el agua, que es un patrimonio colectivo y de la comunidad, pueda irrigar los cultivos de una zona también ampliada’, señaló.

Los últimos datos oficiales señalan una gran disparidad en todo el país, que se acentúa en los territorios rurales como Grand Anse, donde el acceso varía entre el cero y el 55 por ciento, y Artibonite que puede alcanzar el 74 por ciento.

A la inaccesibilidad del agua potable se une la fuerte sequía que en los últimos cinco años sufre la nación caribeña, que también impacta en la producción nacional.

Romain Metayer, integrante del movimiento campesino Tet Kolé, dijo a esta agencia, que muchos agricultores dependen únicamente de las lluvias para sus plantaciones, por la falta de sistemas de irrigación.

Hay zonas donde existe agua, pero sin los canales de irrigación, no puede llegar a los cultivos, expresó.

El Gobierno anunció el año pasado un proyecto para duplicar el acceso al líquido, que debe llegar a casi 10 millones de personas antes de 2022, y al ciento por ciento de la población antes de 2030.

Mientras tanto, proyectos como el de la brigada Dessalines ayudan principalmente a los campesinos que además deben pagar precios más altos por el consumo de agua.

rgh/ane

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s