Carta abierta a los Representantes Diplomáticos de los Estados Unidos de América (USA), de Canadá , España y Francia en HAITÍ, miembros del CORE GROUP, acusados de corrupción:

Puerto Príncipe, 8 de octubre de 2019

Madame Michèle J Sison, Messieurs André Frenete, Pedro José Sanzserrano y José Gómez

Señora y Señores Representantes diplomáticos:

Las organizaciones firmantes de esta carta abierta (KONBIT, CNOHA), denunciamos firmemente la conducta colonial, racista y sospechosa de las instituciones internacionales y embajadas miembros del CORE GROUP en Haití, así como su apoyo incondicional al régimen corrupto PTHK dirigido por el inculpado Jovenel Moïse.

En esta misma perspectiva, las organizaciones (KONBIT, CNOHA) les solicitarían esclarecer las graves acusaciones de corrupción hechas por el ciudadano Joel Dibb, acusaciones que circulan en las redes sociales desde hace varias semanas y sobre las cuales Uds. no han hecho el más mínimo pronunciamiento hasta el presente.

¿Qué podría justificar vuestro silencio estridente mantenido colectivamente frente a acusaciones públicas que los inculpan, y que afectan vuestra imagen personal y el prestigio de los Estados que ustedes representan?

Señora, Señores ustedes saben tan bien como nosotros que la política está estrictamente ligada a la ética, y esto, desde la antigüedad griega hasta nuestros días. La lucha llevada hasta hoy con tanto encarnizamiento contra la corrupción a través del mundo está basada esencialmente sobre la idea evidente de los lazos fundamentales que existen entre la ética y la política.

Todos los hombres y todas las mujeres políticas que se respetan y que son conscientes de los daños sociales engendrados por la corrupción se inscriben innegablemente en esta lucha permanente contra la corrupción y por lo tanto contra los corruptores, los corrompidos y sus cómplices directos e indirectos.

Queremos creer que ustedes se encuentran entre quienes quieren combatir la corrupción a todo precio, considerada como un mal social catastrófico, totalmente nocivo para el desarrollo económico, social y político de una sociedad. Para honrar y respetar los esfuerzos compartidos en este combate contra la corrupción y otros escándalos que envilecen la imagen de la mayoría de los hombes y las mujeres políticos, ustedes tienen el imperativo categórico de proteger vuestra reputación y vuestra credibilidad.

La conducta de vuestras autoridades judiciales y parlamentarias ha sido y es en varios casos ejemplar. Testimonian de ello, por ejemplo, la decisión de la Justicia española de enviar a la cárcel el 28 de mayo de 2018 al viejo encargado de las finanzas del Partido Popular en el poder en España, Luis Becerras, condenado a 33 años de prisión por corrupción; la decisión de justicia tomada en Francia, el 13 de setiembre último, contra el Intendente de Levallois-Perret (Hauts de Seine), Patrick Balkany por fraude fiscal, condenando a 4 años de prisión obligatoria y 10 años de prescripción política. Por otra parte las renuncias en cascada que se produjeron en el seno del equipo del Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau (Gerald Butts, principal consejero y amigo del Primer ministro, la Ministra de Hacienda, Jane Philpott, el más alto funcionario de Canadá, Michael Wernick…) luego de la publicación del periódico The Globe and Mail de informaciones según las cuales personas allegadas al Primer ministro habrían estado presionado a la Sra. Jody Wilson-Raybould quien era entonces ministra de justicia. En efecto, el caso del actual presidente de EEUU, Donald Trump, amenazado de ser destituido por haber solicitado al presidente ucraniano que investigara a su rival demócrata Joe Biden. Son casos que demuestran la seriedad con que se lleva el combate a la corrupción y otros escándalos hoy a lo largo del mundo.

Podríamos haber multiplicado los ejemplos ilustrando el rigor y la severidad con los cuales los casos de corrupción y otros escándalos son tratados en vuestros países. Es justamente la importancia capital otorgada por vuestros países a la exigencia de la ética en política que explica tal rigor y severidad. Queremos creer que Uds. comparten igualmente esta misma preocupación ética que les obliga a respetar escrupulosamente las reglas elementales de la ética en política. Sin embargo, la grabación de la voz del ciudadano Joel Deeb, circulando en las redes sociales desde hace varias semanas, les acusa de complicidad de corrupción con el inculpado M. Jovenel MOISE, acusado en varios casos de corrupción según los informes de diferentes instituciones.

Jovenel Moïse habría dado 5 millones de dólares a cada uno de ustedes para asegurarse el silencio cómplice de un amplio sector de la gran Prensa internacional, y el apoyo de vuestros estados respectivos con el fin de permanecer en el poder a pesar del rechazo total que el pueblo haitiano manifiesta en su contra en virtud de su implicancia presumida en varios otros escándalos de corrupción, masacres y dilapidación de fondos del tesoro público.

Lo que nos ha sorprendido terriblemente, es que a pesar de que estas graves acusaciones circulan abiertamente en las redes sociales, contra toda expectativa, Uds. no han tenido ninguna reacción y menos aún no han emitido ningún desmentido formal. Este inesperado silencio nos ha dejado estupefactos, ha dejado planear dudas e instalado una seria sospecha, en lo que tiene que ver con vuestra eventual implicancia como diplomáticos en este grave caso de corrupción.

Señora, Señores Representantes del cuerpo diplomático en Haití, Ustedes saben al igual que nosotros que los diplomáticos no están por encima de la ley. Y si por una desgraciada casualidad Uds. hubieran sido efectivamente cómplices de Jovenel MOISE en actos de corrupción, la justicia los condenaría con el máximo rigor, y Uds., se verían obligados después de la investigación y el procesamiento, de restituir al pueblo sufriente, pero en combate, estos 20 millones de dólares americanos.

De cualquier manera, queremos acordarles el beneficio de la duda y creer que, en nombre de las exigencias éticas y políticas de vuestras prestigiosas funciones de diplomáticos, Uds. no osarían cometer una imprudencia tal, con consecuencias tan nefastas y lamentables. Pero al mismo tiempo, nos interrogamos perplejos sobre vuestra implicancia en el escándalo de mercenarios criminales introducidos en Haití por Jovenel Moïse para asesinar a la población en lucha que reclama en coro y a gritos la dimisión de Jovenel Moïse y el pasaje a proceso de todos los dilapidadores de los Fondos de PetroCaribe, fondos que debían ser invertidos en los proyectos económicos y sociales de mejoramiento de las condiciones execrables de vida de la población.

En el nombre de Jean Jacques Dessalines, padre de la lucha contra la colonización y pionero de la ciudadanía mundial, nosotros queremos especialmente pedirles de poner fin a vuestra actitud racista y colonialista hacia el pueblo haitiano, a quien Uds. quieren imponer lo inaceptable y de respetar la voluntad del pueblo que exige un cambio radical y la partida sin condiciones del Sr Jovenel MOISE del poder.

Finalmente, los exhortamos a ceñirse escrupulosamente a la Convención de Viena que garantiza el principio de la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados. La población haitiana en general y en particular las organizaciones firmantes de esta carta abierta desean tener vuestra posición pública sobre este asunto de la corrupción que daña a vuestra imagen de diplomáticos y el prestigio de vuestros países respectivos luchando contra la corrupción de manera proactiva.

Persuadidos, de que Uds. no dejarán, por vuestro honor y el de vuestros Estados, de aportar a la brevedad, los esclarecimientos necesarios susceptibles de levantar las terribles sospechas que persisten, las organizaciones firmantes les ruegan recibir nuestros mejores saludos.

Por las Organizaciones:

Josué MERILIEN, Miembro del Directorio de Konbit

Dominique ST ETELON, Coordinador General de la Central Organizasyon Politik, Sendikal Nationale des Ouvriers Haitiens ak Popiléyo (CNOHA).

+++

Texto recibido de sus autores. Traducción del francés M. Riet, para haitinominustah.info

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s