No al puesto para Canadá en el Consejo de Seguridad de la ONU sin un cambio en la política exterior

abc4unsc2019_0Rabble/David Heap/19 oct 2019 = Durante la mayor parte de su mandato, el gobierno Liberal de Justin Trudeau se ha postulado para un puesto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 2021. Ha declarado que está haciendo campaña a favor de ella sobre la base de los “valores canadienses”. Su enfoque hasta ahora parece consistir principalmente en gastar y hacer lobby para conseguir apoyo.

Esta oferta presenta una oportunidad para enviar un mensaje a quienquiera que forme el próximo gobierno federal. Recordemos cómo el hecho de que Harper no consiguiera un escaño para Canadá en 2010 fue percibido (con razón o sin ella) como un rechazo nacional, incluso como una vergüenza nacional: Canadá nunca antes había perdido una candidatura para un puesto en el Consejo en todas nuestras décadas de pertenencia a las Naciones Unidas.

¿Qué ha cambiado desde 2010? No mucho, resulta, en nuestros votos en la ONU. En general, el historial internacional del Canadá no merece un puesto en el Consejo de Seguridad en 2021. Considere, por ejemplo:

El Canadá aún no ha firmado las principales medidas de desarme de las Naciones Unidas;
Canadá ha desempeñado un papel central en el Grupo de Lima, desestabilizando al gobierno venezolano al apoyar el intento de golpe de estado en ese país;
Canadá apoya a gobiernos autoritarios como los de Honduras y Haití, donde las industrias extractivas canadienses y otros intereses corporativos trabajan estrechamente con autoridades locales corruptas;
La declarada política exterior de “Estados Unidos primero”, del ministro de Relaciones Exteriores Freeland, quedó clara en un memorando diplomático filtrado;
El apoyo incondicional de Canadá a la ocupación israelí de Palestina es, si acaso, aún más fuerte que bajo Harper.

De hecho, el presidente Liberal de la Comisión Permanente de Justicia y Derechos Humanos de la Cámara de los Comunes se jacta de que el historial de los liberales en cuanto a los votos a favor de Israel está aún más sesgado a favor de Israel que el de los conservadores bajo Harper. Los sucesivos análisis de la Asociación Palestina Canadiense de Vancouver detallan resoluciones en las que los representantes de Canadá en la ONU votaron en contra de la mayor parte del mundo, poniéndose una y otra vez del lado de Israel, Estados Unidos y algunos pequeños estados insulares del Pacífico. Esta actual “micronización” de la política exterior canadiense dificultará la obtención del apoyo necesario para el éxito de la candidatura al Consejo de Seguridad.

Todas estas áreas de política tienen un impacto mucho mayor en nuestras posibilidades que la generosidad del gobierno Liberal en el gasto internacional y sus esfuerzos de cabildeo. En todo Canadá y en todo el mundo, las personas preocupadas por los temas de paz y desarme, la solidaridad de América Latina y el Caribe, la justicia comercial o la justicia para las comunidades afectadas por la minería y otras industrias extractivas ya conocen la verdad sobre el historial de Trudeau.

Independientemente de lo que uno piense sobre sus políticas internas, el historial de política exterior de los liberales es en realidad una continuación de la “resaca de Harper”. Ha habido pocos cambios sustanciales desde el anterior gobierno conservador, así que ¿por qué deberíamos esperar un resultado diferente del rechazo que Canadá recibió en 2010?

¿Quién más se presenta a las elecciones?

Hay dos escaños por elegir en 2020 del Grupo de Estados de Europa Occidental y otros Estados, que incluye a Canadá, Australia, Nueva Zelanda… e Israel) para un mandato de 2021-2022. Además de Canadá, Irlanda y Noruega están actualmente en la carrera.

La propuesta de Irlanda tiene mucho sentido. Por ejemplo, han reconocido el Estado de Palestina. La gente puede pensar que Noruega tampoco se merece un puesto, pero la mayoría está de acuerdo en que el historial internacional del país no es tan malo como el de Canadá en muchos temas. Parece una pena que el pequeño San Marino se haya retirado de la carrera. Y Malta ya está corriendo hacia la votación de 2022 para un escaño en 2023. Las normas de la ONU impiden que la Suecia saliente repita un término inmediatamente. Así que, ¿quizás Islandia (que nunca ha tenido un escaño en el Consejo de Seguridad) podría saltar a la carrera rápidamente?

Pero oponerse a la candidatura de Canadá no requiere que apoyemos ninguna candidatura alternativa en particular. El resultado final para nuestro próximo gobierno federal es el siguiente: el mundo necesita ver un cambio importante en la política exterior antes de que Canadá pueda presentarse seriamente a las elecciones para un puesto en el Consejo de Seguridad.

De lo contrario, el llamamiento debería ser para Cualquiera menos Canadá para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el año que viene: #ABC4UNSC

David Heap es un organizador de la campaña canadiense Boat to Gaza, parte de la Coalición de la Flotilla de la Libertad.

Ilustración creada utilizando una imagen wiki de Howard the Duck con otros elementos de código abierto y dominio público.

http://rabble.ca/blogs/bloggers/gaza-solidarity-blog/2019/10/no-un-security-council-seat-canada-without-foreign

Traducción del inglés Diálogo 2000, para haitinominustah.info

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s