Haití-Crisis: Gran grieta entre el pueblo haitiano y los gobiernos occidentales

logo APRFrédéric Thomas*/Tomado por Alterpresse del CentroTricontinental (Cetri) Bélgica/22 de octubre 2019 – Como Haití ha vuelto a vivir varios días de insurgencia, el Presidente Jovenel Moïse se aferra al poder, aparentemente con el apoyo de los países occidentales. De esta manera, estas últimas ponen en peligro cualquier posibilidad de resolver la crisis actual.

Todas las alertas están en rojo. Fruto de una violencia económica, que es también una economía de la violencia, basada en la monopolización y la desigualdad, la inseguridad es general y multifacética. La inseguridad económica, por supuesto -la pobreza afecta al 60% de la población y se agrava-, la inseguridad alimentaria -casi una cuarta parte de la población se ve afectada-, la inseguridad sanitaria -debido a la escasez de combustible, los hospitales son cada vez menos operativos-, la inseguridad educativa -el año escolar todavía no ha comenzado-, la inseguridad medioambiental -Haití es especialmente vulnerable a los riesgos climáticos-, la inseguridad física también: desde principios de año, 77 personas han muerto en manifestaciones. La masacre de la Saline en noviembre de 2018, en la que está involucrado el Estado, sigue siendo una amenaza.

Pero para ceñirnos demasiado a la urgencia de la crisis actual, olvidamos sus raíces y su otro lado. Las movilizaciones masivas, que han sacudido al país durante más de un año y paralizado la actividad de las últimas semanas, tienen orígenes inmediatos – los hartos de la corrupción y la impunidad, de los cuales el “escándalo Petrocaribe” es el último ejemplo caricaturesco -, razones cíclicas – el deterioro de los derechos y de las condiciones de vida – y causas estructurales: la desigualdad, la pobreza y la captura del espacio público. Si la situación es dramática, el levantamiento popular representa una fuente de esperanza y una oportunidad única de cambio.

Cómplices occidentales

Junto a los jóvenes Petrochallengers, iglesias, organizaciones vudú, artistas, sindicatos, movimientos campesinos y de mujeres, una parte significativa del sector privado…. rara vez se ha visto tal unanimidad en la protesta. Todos están de acuerdo en tres puntos (aunque los consideren en momentos y formas diferentes): la renuncia del presidente, la celebración de un juicio por malversación de fondos de Petrocaribe y un gobierno de transición. Ciertamente, la renuncia de Jovenel Moïse por sí sola no resuelve nada. Pero es el marcador de un rechazo y un fin, la primera condición también de un posible nuevo comienzo.

Por lo tanto, hay que señalar la brecha entre el pueblo haitiano y los gobiernos occidentales. Estos últimos han hecho un llamamiento constante al diálogo. El 15 de octubre, el representante francés en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas declaró que era “responsabilidad del Presidente Jovenel Moïse entablar un diálogo inclusivo y genuino”. Al hacerlo, es el pueblo haitiano, no el Estado, el que está bajo presión. Además, visto desde Haití, esto equivale a una injerencia, ya que el mantenimiento en el poder de un presidente desacreditado e impopular sólo puede explicarse por el apoyo, implícito o explícito, de la comunidad internacional.

¿Cómo explicar la actitud de los Estados Unidos y de la Unión Europea (UE)? Cuestiones geopolíticas, miedo al caos y, peor aún, miedo a la revolución, apego a las formas democráticas -incluidas las elecciones en primer lugar-, doble solidaridad de clase -con la élite y con los gobiernos-, sesgo ideológico, que da prioridad a la estabilidad macroeconómica por encima de los impredecibles trastornos de las demostraciones…. todos estos factores juegan en distintos grados. Cálculo incorrecto y soluciones ilusorias.

¿Respeto de las formas democráticas? No ha habido ningún gobierno en Haití desde hace meses, y las elecciones parlamentarias de octubre se han pospuesto. Además, somos mucho más “flexibles” cuando se trata de Venezuela. Fortalecimiento del parlamento, el poder judicial y las finanzas públicas? Esto es lo que la UE ha estado intentando hacer durante años, con los resultados que conocemos. Reclamar sin o incluso contra el pueblo haitiano, fortalecer las instituciones más afectadas por la corrupción para luchar contra la corrupción es una estrategia extraña.

Haití, mañana

¿Qué puede o debe hacer la UE? En primer lugar, afirmar que corresponde a los propios haitianos determinar las formas y condiciones del diálogo y la transición, y oponerse a la injerencia de los Estados Unidos. Por lo tanto, abstenerse de cualquier gesto de apoyo al Estado, como el nombramiento, el pasado 3 de octubre, del nuevo embajador de la UE en Haití, que Jovenel Moïse tuvo el placer de presentar en un tweet como “un acto para reforzar las ya excelentes relaciones entre Haití y la Unión Europea”.

Luego, llevar a cabo una auditoría pública del apoyo presupuestario de la UE destinada, con la mayor opacidad, a consolidar el Estado haitiano y las empresas europeas -como Dermalog- que han firmado contratos con Haití durante el período cubierto por Petrocaribe (2008-2018). Por último, la UE se beneficiaría de hacer lo que el representante alemán en el Consejo de Seguridad de la ONU pidió al gobierno haitiano y a los socios de Haití: “examinar en profundidad las causas de la situación actual y extraer lecciones de los últimos 15 años”.

El futuro es ciertamente incierto. Pero el status quo imposible y la estabilidad es el otro nombre para la reproducción de un sistema que ha quebrado. Si no hay comunidad internacional, hay solidaridad internacional. El deber de estos últimos es estar a la altura de la lucha actual de los haitianos.

* Doctor en Ciencias Políticas, profesor del Centre tricontinental (Cetri) (www.cetri.be).

Fuente: Haïti-Crise : Immense fossé entre le peuple haïtien et les gouvernements occidentaux

Traducción del francés M. Acosta, para haitinominustah.info

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s