Haití-Violencia: 15 muertos y varios heridos de bala en ataques armados en Bel-Air. Rnddh condena y exige la intervención de las autoridades policiales

logo APRComunicado de prensa de la Rnddh del 8 de noviembre de 2019

Desde el 4 de noviembre de 2019, en Bel-Air se vive una situación alarmante, caracterizada por ataques armados, incendios de casas y vehículos y el mantenimiento de una psicosis de miedo entre la población.

Según la información inicial recogida por la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos (RNDDH), estos ataques, perpetrados por bandas armadas dirigidas respectivamente por Jimmy Chérizier alias Barbecue y Ti Sonson, también conocido como Ti Chèf, de la Base Krache Dife, son orquestados por las autoridades ejecutivas. El objetivo principal es limpiar de barricadas el área de BelAir, que se considera demasiado activa políticamente, especialmente durante las operaciones de bloqueo más recientes. Y, con toda probabilidad, agentes de la Brigada de Operación e Intervención Departamental (BOID) y de la Unidad Departamental para el Mantenimiento de la Orden (UDMO) también están involucrados en la perpetración de estos ataques.

En efecto, pocos días antes de estos ataques armados, se celebraron dos (2) reuniones el 30 de octubre y el 1 de noviembre de 2019 con jóvenes militantes de Bel-Air. Durante estas reuniones, un ministro y un miembro del Ejecutivo pidieron primero a los activistas que retiraran las barricadas de las calles. Este último no aceptó. Luego les ofrecieron cinco millones (5.000.000) de Lourdes. Una vez más fueron rechazados categóricamente. Luego, el gobierno se puso en contacto con Jimmy Chérizier, quien accedió a realizar el trabajo para el cual había solicitado y obtuvo una alianza con la base Krache Dife, ubicada en Rue Porcelaine, en el área de Dèyè La Kwa.

Así, en la mañana del 4 de noviembre de 2019, Jimmy Chérizier, alias Barbacoa, Ti Sonson, líder de la banda denominada Base Krache Dife, acompañado de varias personas fuertemente armadas, se dirigió a la zona de Bel-Air para despejar las carreteras y permitir la reanudación del tráfico de automóviles.

En las zonas de San-Fil, Perpétuel, Impasse Felix, Rue Tiremasse, Rue Mayard, Corridor Bastia y Morne Marinette, se encontraron con la resistencia popular y no pudieron retirar las barricadas.

Como represalia, dispararon contra los residentes, disparando a un comerciante que vendía pan en la calle Tiremasse e hiriendo a otras personas, la mayoría de ellas de pie. Además, en el área Perpétuel, incendiaron al menos cuatro (4) vehículos y dañaron al menos dos (2) transformadores de energía eléctrica. En Mayard, siete (7) otros vehículos y veinte (20) casas fueron quemados. En Le Morne Marinette, se registraron intensos intercambios de fuego ese día, provocando la huida del Jimmy Chérizier y Barbacoa, dejando seis (6) de las motocicletas con las que habían llegados. Por la noche, con la ayuda de un apoyo del BOID, volvieron a buscar sus motocicletas, tirando en todas las direcciones.

Al día siguiente, el 5 de noviembre de 2019, se llevó a cabo un nuevo ataque contra la población de Bel-Air. Las casas, las motocicletas y los coches volvieron a arder.

El 6 de noviembre de 2019, Jimmy Chérizier, alias Barbacoa y Ti Sonson, visitaron una vez más Bel-Air. Ese día, asesinaron al menos a catorce (14) personas. Trece (13) de ellos murieron en una casa que fue quemada y la otra fue decapitada en Mayard. Se llevaron los cuerpos de todas las víctimas. Varias personas resultaron heridas de bala. Los vehículos que estaban estacionados al borde de la carretera fueron incendiados.

El 7 de noviembre de 2019, personas fuertemente armadas, vestidas de rojo y negro, tomaron el control de la zona de Bel-Air, lo que llevó a muchos residentes a abandonar sus hogares.

El número provisional de víctimas de estos atentados es muy elevado: al menos quince (15) personas han sido asesinadas y varias otras han resultado heridas de bala. Once (11) vehículos rodantes y más de veintiuna (21) casas fueron quemadas, dos (2) transformadores fueron dañados.

La RNDDH deplora el hecho de que las autoridades estatales hayan vuelto a utilizar la violencia y las bandas armadas con fines políticos. Esta estrategia, que ya ha dado lugar a varias masacres y al asesinato de cientos de personas desde 2017, es inaceptable.

La RNDDH no entiende que hasta la fecha la Policía Nacional de Haití (PNH) no ha intervenido para restablecer el orden en Bel-Air y proteger a la población, abandonada a su suerte.

La RNDDH condena con el mayor rigor estos actos de violación sistemática de los derechos a la vida y a la integridad física y psicológica del pueblo de Bel-Air y recuerda que se trata de derechos garantizados por los artículos 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (DUDH) y 4.1 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Por último, la RNDDH exige que las autoridades policiales hagan todo lo posible para poner fin de inmediato estos ataques.

Documento enviado a AlterPresse

https://www.alterpresse.org/spip.php?article24943#.XcbpiS3SFE4

Traducción del francés Diálogo 2000, para haitinominustah.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s