«En Haití es el camino del esclavo rebelado que se está retomando”

«Haití es el único lugar en el mundo donde el esclavizado se levantó y construyó una nación, venciendo en el campo de batalla a las ideas de la modernidad, al colonialismo y a la esclavitud.» Esta es una de las claves, entre otras, que dio Henry Boisrolin, coordinador del Comité Democrático Haitiano, para entender la realidad actual de Haití y el cerco desinformativo que pesa sobre el país. Por Enredando Las Mañanas.


ANRed, 23/11/19 – En una América convulsionada conversamos con Henry Boisrolin, coordinador del Comité Democrático Haitiano, un país que hace años debería ser más noticias de lo que es. Pero en donde lamentablemente existe un cerco desinformativo que nos impide estar mucho más cerca de este pueblo hermano. En diálogo con el Enredando Las Mañanas, nos comentó un poco sobre las claves de esta desinformación.

«Haití prácticamente está desaparecida en los medios informativos salvo cuando ocurre un terremoto, un huracán, un golpe de estado o una cosa así. Esto puede resumirse en dos o tres elementos: en primer lugar, desde el punto de vista histórico, no hay que olvidar que Haití es el único lugar en el mundo donde el esclavizado se levantó y construyó una nación, venciendo en el campo de batalla a las ideas de la modernidad, al colonialismo y a la esclavitud. El sujeto histórico que llevó adelante esto fue el esclavo. En cambio, en el resto de Latinoamérica el proceso de independencia fue monopolizado fundamentalmente por la élite criolla y los esclavizados y las esclavizadas fueron utilizados como carne de cañón, salvo raras excepciones.

Cuando Haití escribió esa gran historia, la esclavitud estaba de moda en todas partes. Estados Unidos se independizó en 1776 y en sus fronteras existió la esclavitud hasta 1865 después de la guerra de secesión y ahí empezaron a reconocer a Haití.

Este es el primer elemento, el segundo es el tema idiomático. Hablamos creole y francés y el resto de América latina habla en español. Brasil habla portugués, es cierto, pero el peso económico y el tamaño de Brasil en distintas aspectos hace la diferencia.

En tercer lugar, está la idea que se ha impuesto de la época colonial de lo que es Haití. El pueblo haitiano se ha construido desde la idea incluso tenida entre la gente de izquierda, de que Haití es un pueblo que despierta lástima, la lectura de la compasión. Muchos nos miran como quien sale de una iglesia y ve a un pobre en la calle y se lava la conciencia dándole una moneda. Esto no se piensa en términos de solidaridad sino en términos de ayuda, nos miran y piensan «pobres negritos».

En cuarto lugar presentan al estado haitiano como un estado fallido, cuando para mí no es ningún estado fallido, es un estado neocolonial al servicio de los intereses imperiales y de la oligarquía cuyas estructuras han colapsado. Hay un último elemento que yo diría que para poder aprehender con h al medio la realidad haitiana no bastan las categorías de la modernidad, las categorías occidentales, Haití es un pedazo de África acá, hubo y hay una tergiversación sobre la realidad de Haití. Hollywood ha deformado la religión del pueblo, el vudú, como si fuera magia y de manera racista la magia que hace mal es la magia negra. El idioma creole es visto como un dialecto no una lengua, y así otras cosas.

Ahí está perdido nuestro país, en ese océano de tergiversaciones, malversaciones, estigmas y estereotipos. También hay que reconocer errores nuestros del campo popular que no supo y no pudo integrarse mejor a Latinoamérica. Estos elementos explican el porqué de esa ignorancia y ese desconocimiento que pesan sobre Haití.

Hasta taparon nuestra historia, si vos preguntás a cualquiera cuáles son los libertadores de América te van a decir Bolívar, San Martín, o O’Higgins, Miranda, etcétera, pero nunca a Dessalins que proclamó la primera independencia que terminó con la esclavitud por primera vez en territorio americano. Nunca van a hablar de Alexandre Petión salvo en Venezuela o algunos eruditos en alguna zona, sabiendo que Bolívar puedo hacer todo lo que hizo gracias a la ayuda que le dio Haití en armas, municiones, dinero, imprenta, víveres y voluntarios, más de 500 haitianos murieron para la independencia de Venezuela, Colombia, etcétera. Estas son las cosas que han tapado, por dar otro ejemplo, cuando uno lee la historia de Napoleón te hablan de la derrota de Waterloo, sin embargo la primera gran derrota que tuvo Napoleón fue el 18 de noviembre de 1803 cuando se terminó rindiendo la expedición francesa en Haití en la batalla de Vertieres. Como si fuera el Vietnam para ellos, Napoleón es conocido como un héroe sin embargo fue un gran criminal que mantuvo la esclavitud en Guadalupe, en Martinica y se quiso restaurar la re esclavitud en Haití pero no pudo.

Como se ve, hay elementos históricos, hay elementos culturales, hasta lingüísticos que nos distancian. Son varios los factores y está todavía el hecho de que muchos de nosotros seguimos creyendo en la modernidad y el eurocentrismo por más que tengamos espíritu crítico. El pensamiento decolonial todavía no se ha impuesto tal como diría el teórico Walter Mignolo.

Hace prácticamente más de dos meses, estamos en la décima semana, con el país bloqueado, el pueblo en la calle, millones exigiendo la partida del presidente y poco se habla del país en comparación de otros países.»

Para empezar a romper un poquito el cerco mediático desde arriba hacia abajo que nos imponen los grandes medios que han sacado de la grilla un montón de canales que podrían estar transmitiendo cosas en vivo o dando referencia de lo que está sucediendo, te preguntamos ¿cuáles son las últimos episodios que están sucediendo en este país?

«En primer lugar hay que empezar por la base, yo creo que Haití es un país que escribió una gran historia, pero en 1806 con el asesinato de Dessalins, la contrarrevolución triunfó, se perdió el rumbo. Y en 1915 hasta el 34 los Estados Unidos ocuparon Haití y transformaron el país en una perfecta neo-colonia de ellos. Son esas estructuras neocoloniales las que colapsaron. Ésa es la base explicativa del enorme empobrecimiento del pueblo y también de ese salto de decir basta porque han reducido a millones de seres humanos a condiciones de existencia infrahumana.

En Haití es el camino del esclavo revelado que se está retomando. Hay manifestaciones diariamente, en lo que se llama en creole “peilok” que significa país bloqueado. Se bloquean con barricadas y todo tipo de gomas hasta levantar paredes en las calles.

Se repite la historia del año pasado, cuando en julio hubo un estallido social por el aumento del combustible y donde en Puerto Príncipe prácticamente la insurrección popular doblegó al presidente que tuvo que retroceder con el aumento y disolver el gobierno y pedir la renuncia a su primer ministro. Pero la cosa siguió, el 16 de octubre del año pasado hubo 3 millones de personas en la calle yo estuve la marcha del 18 de diciembre hubo dos millones y pico en Puerto Príncipe. Hay enfrentamientos permanentes, el gobierno ha organizado las fuerzas para cometer masacres en diferentes barrios populares, sin embargo la gente sigue resistiendo con lo que puede, con piedras con molotov, con botellas y algunas armas. Es decir, no pudieron doblegarnos a pesar de la fuerte represión, a pesar del apoyo incondicional de los norteamericanos, de los embajadores de Estados Unidos, Canadá, Francia, España, la Unión Europea y la OEA y Brasil.

Hasta las iglesias protestantes, católicas, vuduístas, junto a intelectuales, el consejo de abogados, el consejo de médicos y estudiantes, se han manifestado en contra de estas políticas. Hace dos meses que los chicos no pueden ir a la escuela, el país está totalmente bloqueado, el comercio no funciona, es increíble uno ve el aeropuerto y no llega casi nadie, muchas veces tienen que anular los vuelos, casi siempre por inseguridad.

Uno se despierta en Puerto Príncipe y a veces no se ve bien el cielo sino el humo de las gomas, hay tiroteos todas las noches en distintos barrios, hay muchos periodistas que fueron asesinados durante este año, creo que van 4 o 5. Es tremendo, hay masacres y no lo digo yo, existen investigaciones internacionales, incluso de la propia ONU que reconocieron la existencia de masacres y crímenes de lesa humanidad que son cometidos en los barrios. En un barrio que se llama La Salina asesinaron a más de 80 personas, violaron mujeres y niñas, descuartizaron a la gente, tiraron algunos cadáveres en un baldío, filmaron eso y lo subieron a Whatsapp. Es tremendo lo que está sucediendo, hay lugares en los que la gente no puede circular por qué las bandas armadas le disparan a todo lo que se aproxima.

Haití es un país donde hay una insurrección popular generalizada y eso no sucede solamente en Puerto Príncipe, en otras grandes ciudades, incluso en las zonas rurales donde nunca antes había manifestaciones ahora se ve que la gente sale. Hay una toma de conciencia, es un salto cualitativo y cuantitativo importante en la conciencia y la decisión de luchar. Porque sabemos que lo único que puede pasar es liberarnos a partir de la lucha que nosotros tenemos que protagonizar. Nadie nos va a venir a ayudar, nadie no va a venir a regalar nada, eso lo tenemos en claro y es lo que se está haciendo ojalá que esto sea entendido y que los hermanos latinoamericanos puedan entender esto para acompañarnos más.»

 

https://www.anred.org/2019/11/23/en-haiti-es-el-camino-del-esclavo-rebelado-que-se-esta-retomando/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s