El pueblo en las calles proclama que Moise no va más, pero éste sigue sin dejar el gobierno / Incidentes, heridxs, detenidxs

Resumen Latinoamericano, 7 de febrero de 2021 – El clima de tensa calma que se vivió en Haití en las primeras horas de este 7 de febrero, fecha que marca el fin del mandato constitucional del presidente Jovenel Moïse, se rompió poco después con graves actos de represión contra manifestantes que en distintas ciudades reclaman que se vaya Moise. 

Puerto Príncipe, la capital, parecía prácticamente una ciudad muerta, y lo mismo ocurre en muchas otras ciudades de provincias donde las actividades están paralizadas y el tráfico de automóviles y peatones extremadamente reducido. La población se esconde en casa por temor a ser víctima de la volatilidad ambiental. 

Las manifestaciones en la capital fueron cortadas de raíz por la policía, con gases lacrimógenos e inusitada brutalidad, que dejó varios heridos, informaron los residentes locales. La última información oficial muestra que el presidente Moïse se trasladó temprano en la mañana a Jacmel (sureste), donde están previstas actividades de carnaval. Antes de tomar el avión, Jovenel Moïse hizo saber que casi era víctima de una supuesta conspiración para asesinarlo, por lo que en Puerto Príncipe se realizaron una veintena de detenciones. 

Entre los detenidos se encuentran Me Yvikel Dabresil, juez del Tribunal de Casación, Marie-Louise Gauthier, inspectora general de policía y el agrónomo Louis Buteau. El juez Jean Wilner Morin, de la Asociación Nacional de Magistrados, prefiere hablar de «secuestro» de su colega Dabresil, quien, según afirma, fue maltratado por la policía antes de ser encarcelado en la Dirección Central de la Policía Judicial. 

Alrededor de 20 detenidxs

El profesor Pierre Buteau, presidente de la Sociedad Haitiana de Historia y Geografía, tampoco tiene noticias de su hermano, un agrónomo jubilado, que asistía a una reunión política. Pierre Espérance, director ejecutivo de la Red Nacional de Defensa de los Derechos Humanos, califica de “represión” y “puesta en escena” los operativos implementados por las autoridades, mientras que, enfatiza, el mandato constitucional del presidente ha terminado. 

Hasta la víspera del 7 de febrero, las instituciones del país siguieron votando sobre el fin constitucional del mandato de Jovenel Moïse. No hay «ambigüedad» en cuanto al final del mandato del presidente Jovenel Moïse, según resolución del Consejo Superior del Poder Judicial del 6 de febrero y firmada por 5 miembros de 6.

El mandato de Jovenel Moïse finalizó este domingo, señala la Federación de Abogados de Haití (Fbh), refiriéndose a «las disposiciones de la Constitución del 29 de marzo de 1987, modificada por la Ley Constitucional del 9 de mayo de 2011». La Conferencia Episcopal (Católica Romana) de Haití, en un mensaje fechado el 2 de febrero , recuerda a Jovenel Moïse que “la ley es una para todos. No se necesita literatura ni prueba legal ”. Esta posición también es compartida por la Asociación Nacional de Medios Haitianos (Anmh), la Conferencia de Pastores Haitianos (Copah), el Consejo Espiritual Nacional de las Iglesias de Haití (Conaspeh) y la Federación de Pastores Haitianos (Fepah). 

Barricadas

«El momento de una transición democrática liderada por haitianos es ahora», indican, en una correspondencia fechada el 6 de febrero , al secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, los congresistas Gregory Meeks, presidente de la comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, Albio Sires. , Presidente del Subcomité del Hemisferio Occidental, Yvette D. Clarke, Andy Levine, Ilhan Omar, Alcee L. Hastings y Darren Soto. «Como miembros del Congreso, creemos profundamente en la democracia y el estado de derecho, y creemos que es esencial que los Estados Unidos de América rechacen de manera inequívoca cualquier intento del presidente Moïse de permanecer en el poder, por violación de estos principios», escriben. . 

Varios grupos de organizaciones interregionales, incluida la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal) y el grupo de trabajo “Crisis, respuestas y alternativas en el Gran Caribe”, piden a la comunidad internacional que apoye al pueblo haitiano para asegurar el respeto al fin del mandato constitucional, el 7 de febrero de 2021, de Jovenel Moïse. 

Varias organizaciones nacionales e internacionales advierten del inminente baño de sangre en Haití. “En unos días, la calamidad será peor y se extenderá más allá de las fronteras de Haití. Este choque puede conducir a otra crisis migratoria «

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s