¡Que se vaya!

Escribo hoy como un simple ciudadano. Quisiera primero saludar a todos los militantes infatigables de coraje que continúan, por todos nosotros, a luchar contra las balas y los gases lacrimógenos de la policía y de las patotas del gobierno.

 

Escribo como ciudadano porque nuestras vidas están en juego. Hoy nadie puede negarse a proteger nuestro país de un peligro que no debemos dudar de nombrarlo como mortal y que lleva el nombre de Jovenel Moïse. De cualquier manera que sea, hay que adherir y apoyar a aquellos que no han cesado de estar en la primera línea, en la oposición, en la prensa y en las calles en las diez provincias de la Nación. 

Las palabras nos faltan para expresar nuestra indignación después de 10 años en el poder del PHTK neo-duvalerian y fuimos testigos de la frenética voluntad de destruir este país de la banda de Martelly y de su hijo prodigo Jovenel Moïse. Una tentativa sin precedentes de desmantelamiento total de todo lo que queda de digno y adquirido desde 1986.

De la cantidad de innombrables actos deplorables de su incompetencia y de su cobardía, o de sus crímenes cueles de este personaje cínico, proveedor de bananas imaginarias, este masacreador, incendiario, infanticida y saqueador ante el eternal: de robo, del fraude, de la mentira y del crimen…que definiría lo esencial de la presidencia de Jovenel Moïse, ex presidente, y ahora más que aprendiz dictador?

Cuando sus armas, sus esbirros y sus amos no puedan más retener su caída, como nombraremos a este hombre de la nada, que solamente unos minutos de su discurso odioso fueron suficientes para inflamar las calles de las ciudades con la cólera del pueblo?

No nos faltó  análisis, la condena vehemente y clara del lado de aquellos que combaten su maquinaria de guerra contundente (pero bien asesina) y fuimos gratificados de una lucidez pragmática sin igual de parte del pueblo, que tomó las calles o las vació para protestar y para mostrar a Jovenel Moïse, de la manera más elocuente, que esta nación y sus instituciones no quieren más de él. De manera colectiva el pueblo ha expresado, los grandes cuerpos de la nación han hablado. No quiere escuchar. Debemos seguir adelante.

Hoy es ser sordo, ciego y imbécil pensar que no continuará a ir de más en más lejos, si le dejamos un solo respiro continuará a destruir, matar, todo lo que pueda y su solo limite es que nuestra sangre sea demasiado visible en las cenas diplomáticas y en los encuentros con sus dueños…el solo límite de Jovenel es una mueca hipócrita de los Blancos. En realidad no contamos demasiado con esa mueca del Imperio que es la gran debilidad de sus lacayos. Somos nosotros y solamente nosotros que podemos elevar nuestras voces, salir, resistir, no dejar pasar los proyectos absurdos del PHTK que se oponen a nuestra soberanía, a la posibilidad de un proyecto colectivo, comunitario y viable o sea a la transformación de nuestro país en una sociedad más justa. 

No, Jovenel Moïse no nos salvará, ni hoy ni mañana…solo nuestra resistencia lo frena, como lo frenaron los abogados íntegros, los militantes de derechos humanos y la condena unánime de la sociedad después de la detención anticonstitucional e inicua del Juez Dabresil y de los 22 ciudadanos inocentes, con la excusa insólito de un golpe de Estado que solamente existió en el imaginario desesperado de este pequeño dictador y antiguo presidente, Moïse. 

Jovenel Moïse no nos salvarà, como no salvó a las clases populares en tantas masacres! A La Saline, a Bel-Air, a Carrefour-Feuilles….Jovenel Moïse tiene responsabilidad  directa en el clima de terror sangriento que acecha nuestra tierra. Ahora apunta a nuestra Constitución, después de haber destrozado todo lo que pudo de las instituciones que aún eran sólidas.

Jovenel Moïse no nos perdonará. Todo lo que pueda hacer un país, todo lo que pueda hacer un proyecto colectivo, Jovenel es el enemigo. Jovenel Moïse no nos perdonará. Todas nuestras fuerzas individuales deben centrarse estratégicamente en su salida, y la retórica de las divisiones entre nosotros, las vacilaciones y el jesuitismo antitransición deben ser silenciados. La prioridad es decir y hacer que se vaya.

Así que, a pesar de la incertidumbre, a pesar del clima de miedo, a pesar del delirio de muerte del poder, nuestra única arma es la solidaridad. Jovenel Moïse y su maquinaria no perdonarán a los que se esconden o callan. Todos los días experimentamos sus delirios de grandeza, su pasión por la mentira, sus prácticas mafiosas y su gobierno de pandillas, su venalidad y su astucia de aplastamiento hacia los peores agentes del imperialismo americano acompañados por los diversos cuerpos diplomáticos del cínico Occidente…. y, por último, su inaudita capacidad para destruir todo el tejido social, como hizo poco antes… todo ello debe convencernos, de una vez por todas, de que Jovenel Moïse, a pesar de (o a causa de) su ineptitud y su estupidez, es perfectamente capaz, junto con sus aliados, de convertirse en el peor avatar del autoritarismo y la violencia dictatorial que hayamos visto nunca en Haití.

A los activistas, a todas las fuerzas de la oposición actual, les reitero mi gratitud por su compromiso y los riesgos que han asumido. Creo, como ustedes, que la victoria está al alcance de la mano frente a lo peor. Creo con vosotros que recuperaremos el espacio democrático para la libre deliberación de nuestro destino común, y creo con vosotros que nuestras luchas más profundas podrán reanudarse, y nuestras esperanzas podrán reavivarse cuando hayamos purgado la gangrena maligna que es el PHTK, la peor forma de valimiento de la oligarquía rapaz que hemos conocido en este país.

Este poder ilegítimo, malvado e ilegal debe ser derrotado. Primero, debe caer la cabeza más activa de esta hidra. Jovenel Moïse, que ya no es presidente, debe dejar la silla a la que se aferra. Él y sus cómplices deben ser juzgados y castigados por sus crímenes. Y recordaremos su infamia como recordaremos, para honrarlos, la infamia de todos los despreciadores de la Nación.

Mehdi Étienne Chalmers

Puerto Príncipe, 14 de febrero de 2021

Texto recibido de fuente directa. Traducción gentileza M. Acosta por https://haitinominustah.info

El original en francés puede descargarse aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s